Lección Nº 121 – ¿Qué es el Yoga?

QUE

 

AFIRMACIÓN DE LA SEMANA

Organizo mi tiempo, priorizo lo esencial en cada decisión de actividad, mi actividad suma más y más a mi vida en cada día. Organizo mi tiempo concentradamente propiciando el éxito en cada pequeño objetivo. Organizo mi tiempo y objetivos, mi vida organizo. Organizo mi tiempo, mi vida organizo, mi éxito se expande.

” ¿Cómo encaja un un hogareño en el esquema de la liberación? ¿Por qué piensa que usted es un hogareño? Si usted se toma por un renunciante, le obsesionará un pensamiento similar (que usted es un renunciante) Ya sea que usted siga en la casa, o que renuncie a ella y se vaya al bosque, su mente le obsesiona. El ego es la fuente de los pensamientos. Crea el cuerpo y el mundo, y hace que piense que usted es un hogareño. Si usted renuncia al mundo, sólo sustituirá el pensamiento de ser un hogareño por el de ser un renunciante, y el entorno de su casa por el entorno del bosque. Sin embargo, los obstáculos mentales están siempre ahí. Incluso aumentan en el nuevo entorno. No hay ninguna ayuda en el cambio de entorno. El obstáculo es la mente. Debe ser desechada, ya sea en casa o en el bosque. Si usted puede hacer eso en el bosque, ¿por qué no en casa? Por consiguiente, ¿por qué cambiar él entorno? Sus esfuerzos pueden hacerse ahora —cualquiera que sea el entorno en el que usted esté. El entorno nunca le abandona, de acuerdo con su deseo. Míreme a mí. Abandoné mi casa. Mírense a ustedes mismos. Ustedes han venido aquí abandonando el entorno de su casa. ¿Qué encuentran aquí? ¿Es esto diferente de lo que han dejado? Aunque uno esté inmerso en nirvikalpa samadhi durante años, cuando emerja de él se encontrará en el entorno que está obligado a tener. Por esta razón Acharya hace hincapié sobre sahaja samadhi prefiriéndolo a nirvikalpa samadhi en su excelente obra Viveka Chudamani. Uno debe estar en un samadhi espontáneo —es decir, en el propio estado prístino de uno— en medio de cualquier entorno.”

Sri Nisargadatta Maharaj

Imagen4

 

imagen3
EL YOGA ES LA CIENCIA QUE PERMITE DESARROLLAR LA SUPERCONCIENCIA

neuroyoga-1asana39

barraTu cerebro produce 80 mil pensamientos por día. Esta Fuerza es la esencia de tu Ser y destino, controlarla depende de poder silenciar la mente y reprogramar las impresiones subconscientes.

barra

META

https://neuroyoga.files.wordpress.com/2016/07/anahata.gif?w=1000

 

QUÉ ES EL YOGA

Vamos a conocer un poquito de esta maravillosa ciencia. Si bien hay diferentes practicas de Yoga, la que nosotros vamos a aprender es Hatha yoga.
La palabra yoga (yugo, unión), tiene su raíz en el sánscrito yui, que significa unir, atar juntos; yoga se interpreta como el acto de unir, juntar.
El yoga es una ciencia, un arte sugestivo y profundo.
El yoga es una práctica muy antigua originado en la India y su contenido esencial, son una serie de disciplinas mentales y físicas que nos ayudan a mantenernos alertados, receptivos y saludables, cambiando nuestra forma de percibir el mundo que nos rodea y la forma en la que vivimos.

Sus técnicas eran ya conocidas y aplicadas en tiempos remotos; algunos estudiosos
lo hacen remontar al año 3000 antes de Cristo y otros a 6000 años de nuestra era.
El yoga no puede considerarse como una religión; es una forma de educación personal entre maestro y discípulo. En el yoga no existe una creencia dogmática, tan solo se pide que uno tenga fe en el propio potencial que llevamos dentro. Todos internamente estamos hechos de cualidades y se trata de hacerlas aflorar mediante esta técnica personal.
La vida está llena de sufrimiento y por ello nuestra forma de vivir es errónea, por lo que el conocimiento de la Verdad puede anularlo, al propio tiempo que proporciona grandes beneficios al cuerpo y al espíritu de cuantos se dedican a su práctica con tenacidad y entrega.

La causa del sufrimiento humano es debida a la ignorancia sobre nuestro verdadero YO y al estar el alma ligada al mundo a través de nuestro cuerpo, solo se liberará cuando seamos conscientes de nuestra verdadera naturaleza. Conseguiremos esa liberación desarrollándonos espiritualmente, es decir evolucionando positivamente.
El yoga nos conduce a desarrollar nuestro potencial interno como seres humanos en primer término y posteriormente nos ayuda a proyectarnos hacia un despertar de nuestra conciencia espiritual.
El yoga es un camino agradable, que puede ser practicado por cualquier persona sin importar la edad, hacia el bienestar de mente, cuerpo y espíritu, estableciendo la relación entre mente y cuerpo para devolver el equilibrio a nuestro organismo.
El yoga es el camino idóneo para llegar a la autorrealización espiritual, a través de un buen funcionamiento de los elementos del cuerpo que nos proporcionan un equilibrio mental, físico y psicológico, permitiéndonos llegar a la comprensión de nuestra propia existencia.

Cómo actúa el yoga

Con el yoga conducimos nuestra energía adecuadamente por caminos constructivos, obteniendo la quietud mental, la calma, el bienestar y la felicidad. Nos ayuda a mantenernos en armonía con la naturaleza y a regular adecuadamente nuestra respiración, controlar nuestra mente y liberarnos de los objetos que nos producen deseo o apego.
También con su práctica podremos combatir las enfermedades que perturban
nuestro equilibrio físico y psíquico; nos pondrá en una disposición mental adecuada para el trabajo, a disipar nuestras dudas e indecisiones, a desarrollar nuestra sensibilidad, a desterrar la pereza y a desarrollar nuestro poder de concentración.

La vida actual es el fruto de una civilización dinámica y desenfrenada; el hombre occidental en cuanto se despierta, se levanta, toma el desayuno e inmediatamente se dirige a trabajar activamente entre el incesante ruido del ambiente de la ciudad y muchas veces del propio trabajo. En cuanto sale del trabajo se precipita a la calle abarrotada de gente y se pone estresado en medio de una jungla de vehículos de toda clase. Una vez en casa a la hora de la comida, mastica mal y de prisa. Esta vida perjudica en gran manera la salud, consume, mata lentamente y conduce a las neurosis, depresiones, angustias y trastornos psicológicos más alucinantes, y consecuentemente a las enfermedades físicas de toda índole.

Se puede indudablemente conseguir grandes beneficios con el yoga, especialmente porque el yoga requiere una serena, regular y rígida conducta de vida.
Se sabe por los estudios médicos, que las causas y las manifestaciones principales de la vejez ( a veces prematura) se deben en general por el encorvamiento y la deformación de la espina dorsal, el desgaste del corazón y el sistema circulatorio, la atrofia de las glándulas endocrinas, con la disminución consecuente de las defensas para anular o combatir a las enfermedades; y también, por otra parte, la degeneración de las células pulmonares.

Polaridad y energía

Los movimientos de los astros, los planetas y sus satélites, las manchas solares, los latidos de los seres vivos, nuestra propia respiración y nuestro ser, marchan a un ritmo que tiene su origen en la polaridad.
Las corrientes positiva y negativa se alternan rítmicamente, creando estados positivos y negativos en equilibrio perfecto.
En nuestro planeta existen dos polos y así sucede en los seres humanos quienes llevamos también doble polaridad, positiva y negativa. El polo positivo se halla ubicado en la parte superior del cráneo, justo en donde los cabellos forman un remolino; el polo negativo se halla situado sobre la última vértebra de nuestra columna vertebral.

Entre ambos polos circula una corriente de alta frecuencia y de corta longitud de onda, transportada a través de nuestro sistema nervioso.
Esta tensión que se produce es la Vida, y es la columna vertebral la que se encarga de canalizarla.
En el cráneo al final de este canal que es la columna, está la fina materia de que éste se compone, que es el cerebro y que hace de conductor de ésta corriente, dándonos la facultad de expresar nuestra inteligencia y nuestros sentimientos.
Es a través del cerebro por donde experimentamos los sentidos de
ver, tocar, oler y oír.
Cuando tomamos conciencia de nosotros mismos y mediante la inteligencia la introducimos en nuestro propio ser, es entonces cuando llegamos a ese estado que llamamos “conciencia de sí mismo”.
Un cuerpo se considera sano, cuando se proyecta al exterior por medio del sistema nervioso, irradiando vida en cada fibra de éste y llenándolo de armonía y equilibrio perfecto.
Si logramos equilibrar esa corriente positiva y negativa podremos considerarnos seres perfectos, sanos y capaces de llevar a cabo una misión aquí en la Tierra, de la misma forma que cuando en la luz del Sol los colores complementarios rojo, verde, violeta, amarillo, azul y anaranjado, que están en oposición directa unos con otros, se unen en completa armonía y con su unión alcanzan la perfección formando la luz blanca. Entre las leyes del cuerpo y del espíritu se encuentra implícitamente la misma
oposición directa. La ley del cuerpo es egoísmo y la del espíritu desprendimiento. Debemos esforzarnos y aprender a reunirlas en total armonía.
En el hombre corriente la conciencia se encuentra a un nivel de desarrollo muy bajo y es por esta causa, que la radiación de la corriente vital emanada del cuerpo, sólo es consciente en un grado minúsculo, e incluso para una mayoría resulta totalmente inconsciente y automática. El cuerpo de una persona con tan poca sensibilidad, tiene mucha menos vitalidad que el de otra que haya llegado a un nivel más avanzado, en que su sistema nervioso es más denso, es más consciente y tiene más vitalidad, por
lo que su cuerpo es más dócil y flexible para desarrollar su Yo.
Los movimientos corporales de una persona en posesión de mucha vitalidad, difiere mucho de otra persona con un desarrollo más bajo. A los de mucha vitalidad los denominamos normalmente ágiles y a los de una vitalidad baja los llamamos pesados.

Conocernos a nosotros mismos

Es sumamente importante para nuestra evolución tanto física, psíquica como espiritual el conocernos a nosotros mismos.
Si nuestro Yo se encuentra en un estado de alegría y felicidad, nos da a entender que existe un equilibrio completo entre todas las fuerzas vitales que emanan de nosotros y esto confirma que nuestra mente y nuestro cuerpo están sanos. Cuando una persona está situada en un nivel inferior, el equilibrio se rompe con mucha facilidad, debido a ignorancia o a causa de un consciente inadecuado; su Yo se debilita porqué su parte consciente es inferior a la inconsciente, manifestándolo así en su forma de pensar y en su vida espiritual. Al no haber un equilibrio entre las energías vitales
aparece la enfermedad.

Las técnicas del yoga

Las técnicas del yoga tienden al fortalecimiento y a la elasticidad de nuestra columna vertebral mediante unos ejercicios especiales; los pulmones, el corazón y la circulación sanguínea, resultan estimulados por unos regulares ejercicios respiratorios. Es la respiración profunda y rítmica, uno de los secretos más importantes para obtener una considerable prolongación de la vida.
Con los ejercicios del yoga uno aprende, entre otras cosas, a concentrarse, a llevar una respiración lenta y profunda, a relajarse, a alejarse del mundo, a conocer y saber convivir con la soledad, la fijeza ocular; todas estas cosas, junto a la repetición de fórmulas mentales (mantras), la luz tenue, música oriental o relajante, contribuyen a ayudar en la meditación.

Hay diferentes clases de yoga, cada una difiere en su actividad, pero todas ellas tienen una íntima relación y al final nos conducen un mismo fin, entre otros, a gozar de buena salud, vivir en completa felicidad y crear un estado total de armonía a nuestro alrededor.
La finalidad del yoga solo puede ser alcanzada mediante una auto-disciplina absoluta, y este es el motivo por el cual los diversos sistemas de yoga empiezan por enseñarnos un perfecto auto-dominio, pero existen yogas que disciplinan la mente, otros los sentimientos, y los hay que parten del principio de la disciplina del cuerpo, según sean las aptitudes naturales de cada yogui.

Según sean los caminos que se sigan varían los nombres con que se designan a los tipos de yoga. Sin embargo, es conveniente empezar por el que enseña la auto-disciplina del cuerpo, que es el método para alcanzar una salud perfecta y que se conoce como Hatha yoga.
Todos los caminos del yoga nos conducen al conocimiento y unión con la Energía Universal.

Una de las practicas de Yoga mas conocida es:
Hatha Yoga que nos conduce a la Energía Universal a través del dominio del cuerpo, alcanzando una salud perfecta y un control de la respiración
Al más alto nivel conseguido a través de la práctica del yoga, que no es ni más ni menos que una experiencia mística suprema, se la conoce con el nombre de “Samadhi” (grado muy elevado de superconciencia), que sería el contacto directo con el Espíritu del Universo; una experiencia muy similar a las experiencias místicas de alguna religión, como ocurrió en el caso de Santa Teresa de Jesús o San Juan de la Cruz.

Resultados

Los resultados más importantes, entre otros, de la práctica del yoga, son los siguientes:
Conocimiento de la pura verdad, serenidad, equilibrio, control del dolor,
felicidad, éxito, tranquilidad, autocontrol, desapego, amor, inocencia,
generosidad, aprender a perdonar, satisfacción, etc.

Asanas

Con los Asanas o posturas de yoga conseguiremos llegar a la relajación consciente y controlada al propio tiempo que estimulamos y regulamos las energías que no funcionan adecuadamente, logrando alcanzar una conciencia
más profunda y más estable de nosotros mismos y sustituyendo positivamente
la identificación que hemos tenido anteriormente con nuestro yo mental.

Las Asanas o posturas, deben realizarse de forma lenta y meditativa, acompañándolas con una respiración completa y rítmica.
Las posturas del yoga tienen una gran influencia sobre nuestros aspectos mentales, físicos y espirituales, ayudándonos a proporcionar una gran flexibilidad a nuestros músculos, al propio tiempo que ejercen una influencia muy directa sobre nuestra columna vertebral y nuestras articulaciones devolviéndonos una perfecta movilidad y equilibrando nuestro sistema nervioso.
Con el ejercicio físico logramos un mejor funcionamiento del cuerpo, de esta forma hacemos que las energías también funcionan mejor y si las energías funcionan mejor también nuestra mente funciona a niveles más óptimos.
Un buen yogui, debe ser muy disciplinado en sus prácticas, trabajando siempre con tenacidad, con máxima perseverancia y profunda fe.

Preparándose para los ejercicios

Los ejercicios de yoga deben realizarse a ser posible con el estómago vacío, y después de haber evacuado la orina y los intestinos; o bien esperar 4 horas después de una comida abundante o 1 hora después de una comida muy ligera (como puede ser el desayuno de primera hora de la mañana).
No debe comerse absolutamente nada durante la media hora siguiente después de la práctica del ejercicio de yoga.

Durante el tiempo que se practiquen los ejercicios de yoga la mente debe permanecer inactiva de pensamientos o distracciones aunque concentrada en el ejercicio físico y de respiración.

Los ejercicios de yoga deben realizarse con ropa ligera para tener libertad de movimientos y a una temperatura que nos resulte agradable.
La luz de la estancia debe ser tenue. Se llevarán a cabo sobre un suelo liso cubierto con una alfombra, manta, una delgada plancha de caucho, etc. y si es posible siempre a la misma hora y con el mismo tiempo de duración.

El Prana, es la energía responsable del funcionamiento de nuestro cuerpo y de nuestra mente y si el Prana funciona adecuadamente nuestra conciencia funciona mejor.
La Respiración completa o profunda, es fundamental en la práctica de cualquier tipo de Yoga que practiquemos. La respiración debe ser consciente, utilizando la totalidad de nuestra capacidad pulmonar. Con ello conseguiremos el proceso de oxigenación de la sangre y como consecuencia beneficiará el buen funcionamiento de todo nuestro organismo.
Mientras permanezcamos haciendo los ejercicios de yoga, deberemos tener muy en cuenta que la respiración solo debe realizarse por la nariz y nunca por la boca.
Todo esto debe acompañarse con una actitud mental de concentración y relajación para conseguir resultados óptimos a nivel mental, físico y espiritual, para que nuestro cuerpo se mantenga sano o anule las enfermedades que en el momento de practicarlo se tengan.

La relajación

La relajación que forma parte esencial del yoga, es una disciplina completa. Mediante la relajación general conseguimos unos estados mental y afectivo idóneos. En este trabajo es esencial dejar la mente sin pensamientos, pues de lo contrario no conseguiremos una completa relajación profunda tanto física como psicológica. Es importante conseguir esta perfecta relajación siendo conscientes de ello, puesto que si quedamos dormidos también se produce un estado de relajación y de descanso, pero de esta forma no conseguiremos un fortalecimiento del yo consciente.
Si nos relajamos estando lúcidos será entonces cuando esa conciencia que vamos tomando de nosotros mismos en lo físico, en lo mental y en lo afectivo, se incorporará a la conciencia que tenemos del YO.

Es la relajación consciente la que tiene un efecto transformante y de crecimiento. La relajación conduce a alcanzar nuevos estados de conciencia profunda.
La relajación cuando se hace consciente estimula el equilibrio energético del cuerpo físico, liberándonos de las contracturas y tensiones que puedan existir, algo muy natural debido a las presiones a las que a diario estamos sometidos y que nos provocan estrés.
En la medida que nuestra afectividad y nuestro cuerpo estén tranquilos y relajados, lo estará también nuestra mente. Si nuestra mente se ocupa con imaginaciones constantemente es señal de que nuestra afectividad no está tranquila, puesto que son las emociones lo que estimulan a nuestra imaginación.

Para tranquilizar nuestra mente deberemos primeramente trabajar con lo físico y posteriormente con lo emocional y para calmar las emociones tendremos que conseguir un estado de paz, de profundidad física y de tranquilidad. Si ponemos a la mente en disposición de observar las sensaciones del cuerpo, estando tranquilos, ocupamos a la mente en mirar y no en pensar.
El silencio, práctica que va paralela a la relajación, debemos hacerlo como ejercicio independiente de ésta. Con el silencio descubriremos que hay una realidad que anteriormente no habíamos percibido como el sentirnos como un espacio, un campo de sensación, un campo vibratorio, en definitiva algo muy real. Todo lo que perdamos en extensión dentro de ese campo lo ganaremos en profundidad.

Meditación

Con la meditación lograremos cambiar nuestro funcionamiento mental a partir de la mente consciente. Para cambiar nuestro funcionamiento mental lo haremos a través de nuestro subconsciente mediante la sugestión; y ya cuando lleguemos a alcanzar niveles superiores de meditación, lograremos cambiar nuestro campo mental a través del supraconsciente. A medida que avancemos en ésta práctica iremos descubriendo como nuestra forma de reaccionar es la consecuencia de la valoración que hacemos de nosotros mismos y que a su vez estará ligada a la valoración que hacemos del mundo.

El fin de la meditación, es conseguir establecer el apaciguamiento y la quietud de nuestra mente.
La meditación no debe hacerse dejando vagar la mente libre, eso pensar; meditar es tratar de centrar nuestra mente en un punto.
Para ejercitarla deberemos utilizar distintos instrumentos que nos sirvan de punto de atención como podrían ser: la llama de una vela, los latidos del corazón, la propia respiración, el sonido de los mantras, de un río fluyendo, el murmullo de las olas del mar, el detalle de un cuadro, etc., con ello lograremos disminuir poco a poco la creación de pensamientos que nos impidan concentrarnos.
Cuando veamos pasar un pensamiento por nuestra mente, no debemos engancharnos a él, simplemente hay que dejarle pasar.

Todas las practicas de yoga nos conducen a superar nuestros problemas personales, modificando o ampliando las ideas que nos sirven como patrones de conducta o superando los hábitos que hemos adquirido y que son negativos.
Lo primero que debemos aprender tanto para los ejercicios de Hata yoga, relajación y meditación es a respirar.
Deberíamos tener en cuenta que la regla que debe seguirse para realizar una buena respiración es el hacerlo siempre por la nariz y no por la boca, tal como lo realizamos la mayoría de los occidentales.
El respirar por la boca y no por la nariz lo hacemos a menudo, pero mucho más cuando estamos hablando con otras personas, y esta costumbre nos induce a respirar mal también durante el sueño, sin darnos cuenta del peligro que representa para nuestra salud.

La naturaleza nos ha provisto de un equipo defensivo para evitar que entren en nuestro organismo impurezas que al final tan solo nos provocan enfermedades.
Así pues, en el interior de nuestras fosas nasales hay un filtro formado por pelos que evitan el paso de pequeños insectos, polvo o partículas nocivas que pudiesen perjudicar a nuestros pulmones.
Es también en la nariz en donde las mucosas se encargan de calentar el aire excesivamente frío y en donde quedan retenidas las partículas de polvo y demás partículas nocivas que los pelos no pudieron retener y de las que nos podremos deshacer expulsando el aire con fuerza por la nariz.
Existen también en la nariz unas glándulas que luchan contra los microbios que logran llegar hasta ellas y desde donde se avisa a través del olfato que existe un peligro en el ambiente que nos amenaza, como podrían ser gases venenosos, sustancias en descomposición, etc.
Los órganos del olfato y sus terminaciones nerviosas olfativas, además de hacer que percibamos los olores, tienen como principal misión el absorber el prâna del aire.
La falta de prâna en el aire nos da sensación de agobio o ahogo.
Todos lo hemos podido comprobar cuando al pasar un resfriado no podemos respirar adecuadamente por la nariz y esto se debe a la falta de prâna, por cuya carencia las personas delicadas pueden llegar a padecer problemas respiratorios graves e incluso trastornos cardíacos.

Hemos experimentado también la sensación de frescor que nos invade al respirar por la nariz después de una tormenta en que el ambiente está lleno de ozono, o cuando estamos en el campo o en el mar, respirando al aire libre.
Es por ello que para absorber prâna hay que aprender a respirar por la nariz, puesto que en la boca no existen órganos que lo absorban.
El respirar durante largos períodos de tiempo por la boca trae malas consecuencias, puesto que al final acabamos por debilitar sus glándulas, cuerdas vocales y todos los órganos respiratorios y además al pasar el aire sucio a nuestros pulmones, quedamos sin defensas para combatir las enfermedades y entonces comienza a funcionar mal nuestro organismo, corriendo por ello el riesgo de contraer infecciones y enfermedades contagiosas.

Es pues sumamente importante el respirar por la nariz de esta forma el prâna absorbido y elaborado por nuestros pulmones, proporcionará a nuestro cuerpo una buena dosis de energía, reforzando nuestro corazón y haciendo que este bombee la sangre distribuyéndola correctamente por todo nuestro cuerpo. Con ello además de prevenir enfermedades, mejoraremos nuestra salud actual e incluso recuperaremos fuerzas sin llegar a sentirnos nunca cansados.

Dentro de los ejercicios respiratorios del yoga, podemos distinguir tres clases de respiración completa:

La respiración superior.
La respiración media.
La respiración abdominal.

La respiración que la mayoría de los occidentales realizamos, es la que se conoce como respiración clavicular o superior, en la que tan solo se mueven las costillas, los hombros y las clavículas y de esta forma tan solo trabaja la parte superior de los pulmones y por ello absorbemos una mínima cantidad de aire; esta forma de respirar exige mucha energía y en cambio los resultados son mínimos.
Este tipo de respiración poco recomendable es consecuencia la mayoría de las veces de llevar comprimida la cintura con correas, fajas, pantalones muy ceñidos, etc, y
también por la postura de nuestro trabajo, sentados durante muchas horas inclinados
hacia adelante que nos obliga a encorvarnos y que nos impiden realizar la respiración abdominal.

Existe otro tipo de respiración practicado por los occidentales que no llevan una vida sedentaria, conocida como la respiración media o intercostal. Este tipo de respiración es más correcta y beneficiosa que la clavicular ya que este tipo de respiración incluye un poco la respiración abdominal, llenado en este caso la parte superior y media de los pulmones de aire. Suelen hacerla las personas que desarrollan su trabajo de pié o andando.

La respiración diafragmática, profunda o abdominal es la que normalmente se practica mientras descansamos o dormimos y es la más recomendada, aunque ésta tan solo constituye una parte de la respiración en el yoga. En esta forma de respirar, el diafragma ejerce un papel muy importante.
El diafragma es un fuerte músculo que separa la cavidad del pecho de la cavidad del vientre; durante el tiempo de reposo éste está curvado hacia la caja torácica, y al ir moviéndose va descendiendo poco a poco, comprimiendo hacia abajo los órganos del abdomen al propio tiempo que empuja el abdomen hacia afuera. En esta modalidad de respiración llegaríamos a conseguir llenar de aire, además de la parte superior
y media ,la parte inferior de los pulmones, tomando de esta forma una máxima cantidad de prâna y de oxigeno.

Con la respiración abdominal ayudamos al buen funcionamiento de nuestro corazón, regulamos nuestros intestinos y bajamos nuestra presión arterial alta.
Los ejercicios de respiración abdominal, podemos practicarlos acostados, de pie o también sentados.
Durante el ejercicio pondremos nuestra atención en la zona del ombligo.
Hundiremos el vientre mientras expulsamos el aire por la nariz; aspiraremos lentamente también por la nariz mientras hacemos que descienda el diafragma, de esta forma la pared abdominal se eleva hacia fuera mientras la parte baja de los pulmones se llena de aire. Al expirar, la pared del abdomen se hunde hacia adentro y así se fuerza la expulsión del aire por la nariz.

Respiración media

La respiración media nos regulará la presión sanguínea, haciendo que nuestra circulación sea idónea por todo el cuerpo, especialmente en los riñones, vesícula biliar, hígado, estómago y bazo.
Los ejercicios de respiración media al igual que la abdominal, podemos hacerlos acostados, de pie o también sentados.
Con la respiración media llenamos de aire la parte media de los pulmones y durante el ejercicio permanecerán el vientre y los hombros inmóviles.
Ponemos toda nuestra atención en las costillas. Expulsamos todo el aire de los pulmones y después comenzamos a aspirar lentamente por la nariz, al propio tiempo iremos ensanchando las costillas hacia los lados.
Veremos que al expirar, éstas se contraen obligando que el aire salga por la nariz.

Respiración superior

La respiración superior nos ayudará a vigorizar los nudos linfáticos hiliares de ambos pulmones aireando por completo el vértice de los mismos.
Durante la realización de este ejercicio de respiración dejaremos inmóviles el abdomen y la parte central del pecho.
También este ejercicio de respiración lo podemos hacer acostados, de pie o también sentados.
Después de centrar totalmente nuestra atención en los pulmones, expulsamos primeramente el aire albergado en los mismos. Aspiramos aire por la nariz lentamente al mismo tiempo que elevamos las clavículas y los hombros, de esta forma llenamos la parte superior de los pulmones.

Seguidamente expulsamos el aire de nuevo por la nariz y así los hombros irán bajando pausadamente.
La acción beneficiosa de la respiración completa sobre el organismo es muy extensa ya que abarca prácticamente todo el cuerpo, comenzando por el cerebro y acabando por los pies.
Este tipo de respiración ayuda además de limpiar la sangre de impurezas, a equilibrar nuestra salud metal y consecuentemente la espiritual, estimula nuestro metabolismo y hace que se mantengan jóvenes nuestras glándulas endocrinas.

Ejercicio de respiración completa

La respiración completa, pone en funcionamiento la totalidad del sistema respiratorio y consecuentemente hace que todas las células del cuerpo y los músculos se oxigenen adecuadamente, permitiendo al propio tiempo que los pulmones se ejerciten para rendir a un elevado porcentaje de su capacidad.
Es conveniente que las personas que no hagan habitualmente ejercicio físico, ejerciten la respiración completa con moderación, al principio, pues al hacer trabajar el abdomen que no está habituado al movimiento de la respiración completa pueden al principio generar algún trastorno digestivo (pasajero).
Se debe buscar un momento del día en que no tengamos prisa y además no nos encontremos con el estómago lleno o en plena digestión. Durante unos días se puede ejercitar durante uno o dos minutos, después se puede aumentar el tiempo progresivamente.

Para ejercitar la respiración completa, nos pondremos de pie, con los brazos extendidos a lo largo del cuerpo, tratando de relajarnos todo lo que podamos.
Expulsamos todo el aire albergado en los pulmones a través de las fosas nasales hasta dejarlos vacíos.
Inspiramos por la nariz a un ritmo relajado todo el aire que admitan nuestros pulmones.
Volvemos a expulsar todo el aire por la nariz siguiendo el mismo ritmo de la inspiración.
El ejercicio de inspiración de la respiración completa, en el que hemos absorbido aire por la nariz para llenar nuestros pulmones, aunque casi no nos percatemos de ello, lo hemos realizado en tres fases.
Para comprobarlo, sería conveniente que en la posición de de pie o bien tumbados en el suelo, pusiésemos las manos sobre el abdomen (a la altura del vientre), especialmente aquellas personas que intentan aprender este ejercicio de respiración completa por primera vez, ya que aquellos que hacen ejercicio físico a menudo no tienen ninguna dificultad para practicarla.
Al hacer la inspiración lenta y profunda, veríamos que en primer lugar al bajar el diafragma, el vientre se va hinchando lenta y automáticamente como un globo (nuestras manos subirían al propio tiempo que se hincha el abdomen). Esta fase es la que se considera como respiración abdominal.

En la segunda fase de la inspiración deberemos separar las costillas inferiores y la parte central del tórax, con el fin de que el aire penetre en la parte media de los pulmones. Esta fase es la que se considera como respiración media o intercostal.
Acto seguido y en tercer lugar deberemos tener en cuenta durante esta misma inspiración de que el pecho se hinche también todo lo posible con el fin de absorber la mayor cantidad de aire posible. Después de realizar esta última fase de la respiración completa, deberemos contraer el abdomen y de esta forma se hace que sirva éste de apoyo a los pulmones para que la parte superior se llenen de aire. Esta tercera fase es la que se considera como respiración superior o clavicular.
Seguidamente expulsaremos el aire de los pulmones por la nariz de forma lenta en el mismo orden que seguimos al inspirar, es decir, primero contraeríamos la cara exterior del vientre; en segundo lugar presionaríamos las costillas unas contra las otras y en último término relajaríamos bajando las clavículas y los hombros.

Vemos pues que en la respiración completa se utilizan a la vez las tres formas conocidas de respiración: abdominal, media y superior, pero que se suceden una tras otra, como un movimiento de tres tiempos en una misma inspiración y sin ninguna interrupción.

Queridos discípulos lo que realizaremos a continuación es la postura del loto llamada PADMÂSANA, es una postura importante a demás de tener los beneficios que a continuación van a conocer, también nos va a servir para Meditar.
Al principio les va costar un poquito realizarla pero con la fuerza de voluntad y un poquito de practica lo van a lograr.
¡ Mucha suerte ¡

PADMÂSANA (Postura del loto)

Postura primera:
Sentados sobre el suelo y con los ojos cerrados, debemos colocar el pie derecho apoyado sobre el muslo izquierdo y el pie izquierdo sobre el muslo derecho pasando la pierna izquierda por encima de la pierna derecha, intentando acercarla al máximo posible las plantas de los pies al abdomen.
Las palmas de la manos las apoyaremos sobre las rodillas.

Postura segunda:
Sentados sobre el suelo y con los ojos cerrados, debemos colocar el pie derecho apoyado sobre el muslo izquierdo y el pie izquierdo sobre el muslo derecho pasando la pierna izquierda por encima de la pierna derecha, intentando acercar al máximo posible las plantas de los pies al abdomen.
Las palmas de las manos las juntaremos por encima de la cabeza.

Con cada una de estas posturas lograremos equilibrar todas nuestras fuerzas positivas y negativas consiguiendo un perfecto dominio de nuestro cuerpo, mente y espíritu.
También despertaremos de esta forma nuestras cualidades creativas y lograremos aumentar nuestro poder de concentración, fuerza de voluntad y de disciplina.

La postura del loto además de fortalecer nuestra mente y cuerpo, es un método muy recomendable para equilibrar nuestro sistema nervioso; combatir el estrés, la ansiedad y la depresión.
Durante el ejercicio concentraremos nuestra mente sobre el corazón, procurando respirar con regularidad; mantener la mente sin pensamientos; permaneciendo totalmente inmóviles y en total silencio.
Prânâyâma n°1

Para hacer este ejercicio nos colocamos de pie, con las piernas separadas.
Vamos aspirando aire lentamente de la misma forma que en la respiración completa.
Con los brazos extendidos horizontalmente hacia delante y las palmas de las manos tocando el suelo.
Con los pulmones llenos de aire, hacemos movimientos circulares y rápidos con los brazos como si se tratasen aspas de molino; tres veces hacia el lado derecho y tres hacia la izquierda .
Seguidamente expulsaremos el aire por la boca mientras bajamos los brazos a la posición normal.

Prânâyâma nº 2

Para hacer el ejercicio nos colocamos acostados en el suelo, sobre el vientre, boca a bajo.
Colocaremos las palmas de las manos apoyadas sobre el suelo a la altura de los hombros (los dedos hacia adelante).
Vamos aspirando aire lentamente de la misma forma que en la respiración completa.
Con los pulmones llenos de aire, levantaremos el cuerpo apoyándonos únicamente con las palmas de las manos y los dedos de los pies.
Seguidamente haremos descender el cuerpo con suavidad.
El movimiento se repite de dos a cuatro veces consecutivas y al terminar expulsaremos por la boca y con fuerza todo el aire que habíamos retenido.

Prânâyâma nº 3

Para realizar este ejercicio nos colocaremos de pié delante de una pared.
Extenderemos los brazos hacia adelante y apoyaremos las palmas de las manos sobre el muro a la altura de los hombros.
Vamos aspirando aire lentamente de la misma forma que en la respiración completa.
Retenemos todo el aire en los pulmones mientras nos inclinamos hacia adelante con el cuerpo totalmente rígido, doblando los codos, hasta que nuestra frente toque la pared.
Seguidamente sin dejar de apoyarnos con las manos volvemos con el cuerpo rígido a la posición inicial.
Repetimos estos movimientos de dos a cuatro veces seguidas y a continuación soltamos con mucha fuerza todo el aire que habíamos retenido en los pulmones.

Prânâyâma nº 4

Para hacer el ejercicio nos colocamos de pie, con las piernas separadas.
Seguidamente vamos aspirando aire lentamente de la misma forma que en la respiración completa.
Mientras levantamos los brazos alcanzando la forma de cruz y seguimos hacia arriba hasta que las palmas de las manos se junten por encima de la cabeza.
Retenemos el aire en los pulmones de seis a doce segundos y a continuación soltamos el aire de forma lenta y mientras dure la expiración iremos bajando los brazos con las palmas de las manos mirando al suelo.

Prânâyâma nº 5

Para hacer el ejercicio nos colocamos de pie, con las piernas separadas.
Vamos aspirando aire de la misma forma que en la respiración completa:
Respiración completa con los brazos extendidos horizontalmente hacia adelante y las palmas de las manos vueltas hacia el suelo.
Con los pulmones llenos de aire, hacemos movimientos rápidos con los brazos de adelante hacia atrás y viceversa de cuatro a seis veces, intentando que estos permanezcan siempre lo más horizontales posibles.
Seguidamente expulsamos el aire por la boca con fuerza mientras bajamos los brazos de forma lenta.

Prânâyâma nº 6

Para hacer el ejercicio nos colocamos de pie, con las piernas separadas.
Vamos aspirando aire de la misma forma que en la respiración completa:
Respiración completa pero inhalando el aire en pequeñas dosis como si estuviésemos oliendo una flor, hasta que los pulmones estén completamente llenos de aire.
Retendremos el aire durante un tiempo, a nuestro criterio, pero que deberá estar comprendido entre los 6 a 10 segundos (más o menos) y luego lo expulsaremos lentamente por la nariz.

Prânâyâma nº 7

Para hacer el ejercicio nos colocamos de pie, con el cuerpo bien recto y con las piernas separadas.
Colocaremos las manos sobre las caderas.
Seguidamente vamos aspirando aire de la misma forma que en la respiración completa.
Retendremos el aire en los pulmones unos breves instantes y después lo expulsaremos por la nariz mientras inclinamos el tórax (busto) lentamente hacia adelante.
Volvemos a tomar aire de forma lenta mientras enderezamos de nuevo el cuerpo hasta la posición inicial.
Una vez esté el cuerpo erguido de nuevo hacemos una pequeña retención del aire albergado en los pulmones y seguidamente comenzamos a expulsar de nuevo el aire por la nariz mientras inclinamos el tórax (busto) hacia atrás.
Volvemos a posición inicial al propio tiempo que aspiramos de nuevo aire para llenar otra vez los pulmones.
Una vez esté el cuerpo erguido de nuevo hacemos una pequeña retención del aire albergado en los pulmones y seguidamente comenzamos a expulsar de nuevo el aire por la nariz mientras inclinamos el tórax (busto) hacia el lado derecho.
Volvemos a posición inicial al propio tiempo que aspiramos de nuevo aire para llenar otra vez los pulmones.
Una vez esté el cuerpo erguido de nuevo hacemos una pequeña retención del aire albergado en los pulmones y seguidamente comenzamos a expulsar de nuevo el aire por la nariz mientras inclinamos el tórax (busto) hacia el lado izquierdo.

Finalmente volvemos a la posición inicial al propio tiempo que aspiramos de nuevo aire para llenas los pulmones y al estar ya el cuerpo erguido, hacemos una pequeña retención y después expulsamos el aire por la nariz mientras bajamos los brazos y las manos desde las caderas a la posición normal de descanso.

Cuando acabemos los ejercicios de Prânâyâma, terminaremos realizando el ejercicio de la respiración de limpieza:

Ejercicio de respiración para expulsar las toxinas de la sangre y estimular la inmunidad del organismo

Este ejercicio es muy recomendable para aquellas personas que padezcan enfermedades crónicas.
Con este ejercicio realizado diariamente se conseguirá además que la persona que lo ejecute:

estimule su inmunidad a las enfermedades;
elimine toxinas de la sangre;
evite los dolores de cabeza y enfermedades de las vías respiratorias
aumente la confianza en si mismo.

El ejercicio debe realzarse de pie; cinco veces al día, en series de tres.

En primer lugar se separan las piernas y se expira vaciando totalmente los pulmones de aire.

Seguidamente se va aspirando lentamente por la nariz hasta llenar los pulmones, como en la respiración completa.

Respiración completa
Con los pulmones llenos, apoyamos los labios sobre los dientes, dejando una pequeña abertura para poder dejar salir el aire, el cual eliminaremos en varias veces esforzándonos por que salga por el estrecho orificio con movimientos bruscos y rápidos mientras ponemos nuestra atención en los músculos intercostales, abdominales y en el diafragma, que estarán trabajando al propio tiempo que hacemos la serie de expiraciones.
Después de un breve descanso volvemos a comenzar con el mismo ejercicio, hasta completar las tres series.

Para realizar este ejercicio, deberemos primeramente arrodillarnos en el suelo, poniendo los pies separados; seguidamente iremos bajando el cuerpo lentamente hasta conseguir quedarnos sentados entre los dos pies junto a los talones.

Posteriormente, ayudándonos con los brazos y los codos, trataremos de tirar todo el cuerpo hacia atrás, estirado hasta que consigamos tocar el suelo con el punto en donde se une la cabeza con las vértebras cervicales (el occipucio).
Colocaremos entonces las manos sobre la nuca y comenzaremos a respirar lentamente intentando mantener esta postura todo el tiempo que nos sea posible recordando siempre que en los ejercicios de yoga nunca debemos esforzarnos estirando demasiado tiempo para evitar crear una tensión en el cuerpo.

Durante el ejercicio debemos fijar nuestra concentración mental en la región del pecho a la altura del corazón y hacia la región de la altura del ombligo.
Podemos realizar el mismo ejercicio colocando los brazos hacia abajo y las manos con las palmas hacia el suelo por debajo del del ombligo.
Al ejecutar el ejercicio supta-varjrâsana se produce una marcada tensión en las piernas que se acentúa más a la altura de las rodillas y de los muslos, por lo que se obtiene un beneficioso estímulo en todos los nervios subcutáneos de la zona además de fortalecer los capilares y conseguir una mayor actividad en los poros.

También se consigue que aumente el riego sanguíneo en el centro nervioso del tronco o sea a la altura del ombligo; en definitiva con este ejercicio se logra estimular el riego sanguíneo, el sistema nervioso central y la actividad grandular.
Se recomienda que este ejercicio de hatha yoga no se haga durante un prolongado espacio de tiempo, especialmente en personas con el sistema nervioso dañado.

Yoga-Mudra

Para ejecutar este ejercicio de Hatha Yoga, deberemos primeramente sentarnos sobre los talones; aspiraremos (ver: aprender a respirar ).

En el momento de la expiración (soltar el aire ), nos inclinaremos de forma lenta y ligera hacia delante hasta que consigamos tocar el suelo con la frente, entrelazando al mismo tiempo por la espalda, los dedos de la mano derecha con los de la izquierda.
Nos mantendremos un tiempo prudente en esta postura sin respirar y después nos enderezaremos de forma pausada y progresiva, tomando nuevamente aire con
lentitud, acabando con una respiración normal.
También podemos hacer el mismo ejercicio en la postura de( Padmasana, con las piernas cruzadas) y de la misma forma que en el ejercicio anterior, aspiraremos (ver: aprender a respirar).

En el momento de la expiración (al soltar el aire), nos inclinaremos de forma lenta y ligera hacia delante hasta tocar el suelo con la frente, entrelazando los dedos de la mano derecha con los de la izquierda.

Para realizar este ejercicio colocaremos el pié derecho apoyado en el muslo izquierdo.
Seguidamente pasaremos la pierna izquierda por encima del muslo derecho apoyando la planta del pié sobre el suelo.
Durante un tiempo realizaremos tan solo este ejercicio más adelante completaremos el Ardha-matsyendrâsana.

Cuando realicemos la segunda parte del ejercicio giraremos el tórax hacia el lado izquierdo y agarraremos el tobillo izquierdo con la mano derecha.
A continuación giraremos de forma lenta y suave la espalda y la cabeza también hacia el lado izquierdo.
Colocaremos el brazo izquierdo extendido hacia atrás y con la mano izquierda tomamos el tobillo izquierdo.

Mientras realizamos el ejercicio deberemos concentrar toda nuestra atención en nuestra columna vertebral, procurando respirar de forma correcta según las normas establecidas en yoga (ver la clase Aprender a respirar).
Deberemos permanecer en esta postura hasta que notemos que estamos esforzándonos demasiado.
No hay que esforzarse demasiado; es un ejercicio difícil, pero cada día veremos que vamos consiguiendo estirar más hasta que logremos completarlo y realizarlo correctamente.

Con este ejercicio de hatha yoga lograremos la flexibilidad y el fortalecimiento de nuestra columna vertebral; corregir posibles desviaciones crónicas y consecuentemente conseguir que nuestro sistema nervioso funcione correctamente, además de lograr que todos los componentes que se albergan en los riñones, bazo, páncreas, hígado, etc., se fortalezcan y cumplan también con su misión de forma
completa.

Uddiyâna-bandha

Este ejercicio se realiza con el estómago vacío; de pié, con las piernas separadas, inclinando el cuerpo ligeramente hacia adelante, los brazos estirados y apoyando las palmas de las manos sobre las rodillas que estarán ligeramente dobladas.

Se realizará seguidamente una respiración completa, primero respirar, luego espirar lentamente al propio tiempo que se contrae con fuerza la zona abdominal hacia adentro, procurando al mismo tiempo elevar el diafragma al máximo.

Esta presión hacia adentro del abdomen se puede realizar con mejor resultado si inclinamos la parte baja de los riñones y apoyamos con fuerza cada una de las manos sobre las correspondientes rodillas.
En esta posición, los músculos rectales ceden, tal como si el propio vientre por el efecto de la presión de aire les obligara a encogerse.

Practicar este ejercicio con bastante regularidad, nos ayudará a tomar experiencia en encoger la parte abdominal, cosa nada fácil puesto que los músculos que intervienen en ello no lo hacen a través de nuestra voluntad por lo que nos veremos obligados a concentrarnos en el ejercicio.

Este ejercicio de hatha yoga ayudará a que nuestro colon trabaje de forma regular y perfecta; también para resolver los problemas de útero o estómago caído.

Ejercicio de respiración contra la depresión, para limpiar las vías respiratorias, refrescar la circulación sanguínea, y quitar el frío

Este ejercicio es muy recomendable para aquellas personas que sufren de depresión, puesto que su ejecución hace que se expulse esa sensación anímica desagradable, así como la ansiedad y la angustia, además de conseguir al propio tiempo eliminar toxinas, limpiar las vías respiratorias, refrescar la circulación sanguínea y quitar la sensación de frío.
Con este ejercicio realizado diariamente se conseguirá además al eliminar las toxinas del cuerpo, evitar los dolores de cabeza y enfermedades de las vías respiratorias. También este ejercicio hace inmune a las influencias negativas que vengan del exterior.

El ejercicio debe realzarse de pie con las piernas separadas.
En primer lugar se separan las piernas y se expira vaciando totalmente los pulmones de aire.
Seguidamente se va aspirando lentamente por la nariz hasta llenar los pulmones, como en la respiración completa.
Respiración completa
Mientras se lleva a cabo la inspiración (tomar el aire por la nariz lentamente), se van levantando al mismo tiempo los brazos hasta alcanzar la vertical; retenemos el aliento durante algunos segundos y a continuación nos inclinamos bruscamente hacia adelante, dejando caer ambos brazos también hacia adelante, mientras expulsamos el aire por la boca emitiendo el sonido de Ah!, sonido que se producirá única y
exclusivamente por la exhalación del aire, sin la emisión de ningún sonido vocal; a continuación y desde esta posición, volvemos a inspirar lentamente por la nariz mientras nos enderezamos al propio tiempo que levantamos los brazos en posición vertical y seguidamente volvemos a caer hacia adelante repitiendo el mismo ejercicio unas cuantas veces.

Ejercicio de respiración para fortalecer el sistema nervioso

Es muy recomendable para aquellas personas que sufren alguna enfermedad que esté relaciona con el sistema nervioso, realizar el siguiente ejercicio para mejorar su estado físico y mental.
Con este ejercicio realizado diariamente se conseguirá que la persona que lo ejecute adquiera un gran seguridad en sus relaciones sociales, mejore sus facultades mentales, se sienta con suficiente fuerza para afrontar las adversidades que se presenten en la vida y como efecto terapéutico principal, se fortalezca, tonifique y equilibre su sistema nervioso, evitando en muchos casos los temblores producidos por enfermedades generadas por un deterioro del mismo como los temblores en la cabeza, manos o cualquier otra parte del cuerpo.
El ejercicio debe realizarse de pie.
Se separan las piernas, se expira vaciando los pulmones de aire.
Seguidamente se va aspirando lentamente mientras se levantan los brazos hacia adelante con las palmas de las manos vueltas hacia arriba, hasta que se haya alcanzado la horizontal. Los brazos totalmente estirados hay que empujarlos hacia el frente haciendo fuerza como si quisiésemos con las manos atravesar un muro que hubiese delante. Esta tensión es posible que incluso nos haga temblar por el esfuerzo que estamos realizando y eso sería la señal de que lo estamos realizando bien.
A continuación y reteniendo el aire en los pulmones, cerrar totalmente las manos y llevar los puños con rapidez a los hombros.
Volvemos a extender los brazos en posición horizontal con las manos extendidas vueltas hacia arriba, las volvemos a cerrar y volvemos a llevar ambos puños a los hombros y así, repetir el ejercicio hasta tres veces. Finalmente expulsamos poco a poco el aire que habíamos retenido en los pulmones durante el ejercicio, mientras vamos aflojando los brazos y los dejamos caer a lo largo del cuerpo para descansar,
inclinándonos ligeramente hacia adelante.
Después de un breve descanso volvemos a comenzar con el mismo ejercicio.
La depresión, una enfermedad muy extendida en nuestra sociedad, que afecta al cerebro y modifica notablemente a nuestro estado de ánimo.
No se sabe a ciencia cierta cual es el motivo de la alteración psíquica y física que causa la depresión, aunque se achaca a a un mal funcionamiento en los neurotransmisores, elementos que permiten a las células del cerebro comunicarse entre ellas mismas.
Otro de los motivos que se supone que pueden causar esta enfermedad podría ser un cambio hormonal, que hace que aumente la secreción de una hormona conocida como cortisol, que se genera cuando se vive una situación de miedo, temor o estrés, como podrían ser un exceso de trabajo, problemas con los amigos, la familia, la pérdida por muerte o desaparición de un ser querido, etc.

Esta enfermedad se manifiesta principalmente por una alteración del sueño, insomnio, sueño excesivo, forma de pensar (siempre de forma negativa), pesimismo, vacío, pérdida del apetito sexual, impotencia sexual, tristeza, sentimientos de culpa, dificultad para la concentración, inquietud, trastornos físicos, pérdida de interés, agotamiento, pérdida de energía, fatiga, pérdida del apetito o por el contrario comer excesivamente y sin control, pérdida de memoria, pensamientos de suicidio o de desear la muerte.

Todos estos cambios muy marcados de carácter conllevan como consecuencia una disminución de la capacidad para desarrollar nuestras actividades normales o desenvolvernos con soltura y de forma natural en la sociedad.
Menguan la capacidad para el estudio, el trabajo o cualquier otra facultad que anteriormente poseíamos.
En los casos más acentuados de depresión podemos cambiar de la felicidad, la euforia y la hiperactividad a la negatividad y a la pasividad de forma cíclica y rápida y en este caso se trataría de una enfermedad maníaco-depresiva.
Durante los períodos de depresión existe el riesgo de padecer trastornos de tipo cardíaco, coagulación de la sangre, tensión arterial, etc.
Existe un tipo de depresión temporal que se produce durante la primavera y
que se conoce como astenia primaveral, producida por una inadecuada adaptación del organismo a los cambios que se producen a nivel climático que a su vez produce cambios en el funcionamiento del organismo.
También puede ocurrir que se manifieste la enfermedad durante el otoño, pero
como en el caso de la astenia primaveral esto será pasajero.
Es muy importante tener en cuenta que al margen de que una depresión pueda ser a consecuencia de una herencia biológica que pasa de generación en generación, se deba por otra parte a la baja autoestima de la persona que la padece.

En ambos casos al margen del seguimiento que hagan los profesionales de la salud, no estaría demás probar con métodos naturales como complemento a los tratamientos que les sean indicados en la medicina convencional.
Cada vez más los profesionales de la medicina aprueban como ayuda para paliar esta enfermedad, métodos de autoayuda y terapias complementarias no agresivas, que sin lugar a dudas favorecen al paciente.
Hay que advertir que la familia, los amigos, los compañeros del enfermo juegan un papel muy importante para favorecer la mejoría del enfermo depresivo: afecto, compresión, paciencia, dedicación. Saber escuchar es sumamente importante; dedicarle un tiempo para que salga de casa: ir a pasear, salir al campo, a la montaña o a la playa de excursión, llevarlo al cine, inducirlo a practicar algún deporte, procurar que nunca quede solo para de esta forma evitar que piense de forma negativa; en definitiva mantenerle distraído. Inclinarles a que lleven una dieta equilibrada y administrarles alguna bebida que les de energía, siempre que no
padezcan de tensión alta, como el té, el café y comidas con sal.

También se puede probar con la acupuntura que además de no ser un método agresivo de curación puede dar resultados positivos o bien con los masajes terapéuticos.
También se recomienda proveerle de libros de autoayuda, cintas de relajación, música del tipo que elija el paciente y desde luego sería muy interesante hablarles de la posibilidad de practicar ejercicios de respiración profunda, concentración, yoga y meditación.
Se da el caso de que, según las estadísticas, esta enfermedad es más frecuente en las mujeres que en los hombres. Las mujeres suelen aceptarlo mejor que los hombres. La no aceptación conlleva el riesgo de paliar esta falta de energía y ansiedad que produce la depresión mediante las drogas y el alcohol.
A pesar de que el enfermo en un momento determinado note mejoría, no quiere decir que esté totalmente curado por lo que debe seguir tratamiento durante un tiempo hasta que su médico o terapeuta lo confirmen.
El tratamiento de la depresión con la ayuda de un psicólogo suele ser muy eficaz, pues mediante la conversación entre el paciente y el profesional se analizan los posibles problemas o conflictos que puedan provocar la enfermedad y se dan pautas a seguir en el comportamiento del depresivo para cambiar su postura negativa.

Durante el proceso de la depresión uno debe intentar distraerse y dejar para más adelante el tomar decisiones serias sobre su futuro o plantearse conseguir metas que son inalcanzables.
La mayoría de las personas están predispuestas a sufrir en algún momento de su vida de una depresión, por lo que todos debemos prevenirla sabiendo elegir la clase de vida que deseemos llevar en el futuro y sabiendo por otra parte que dado que en la vida se presentan numerosas situaciones dificultosas, deberemos estar preparados para superarlas sin caer en lo negativo.

Se trata en definitiva de intentar cambiar los cristales oscuros de las gafas que uno lleva por unos transparentes y de esta forma poder apreciar nítidamente que la vida es de COLORES y que vale la pena vivirla intensa y felizmente.
El pensamiento negativo es una forma materializada del espíritu.
Cuando estamos pensando no hacemos más que enviar vibraciones hacia todas las direcciones y estamos supeditados a sus consecuencias según sean los pensamientos positivos o negativos.

Estas vibraciones que emitimos al pensar dependen pues de nuestro propio pensamiento y generan en nosotros mismos estados como la alegría, la tristeza, el miedo, la generosidad, la felicidad, la tacañería, el odio, la ternura, el amor, la bondad, la confianza, la esperanza, la culpabilidad, etc.

Tan solo podremos contribuir a modificar los pensamientos negativos mediante el ejercicio de nuestra voluntad poniendo en marcha todos los recursos de los que somos poseedores cada uno de nosotros como lo es principalmente nuestra propia energía.

Debemos ser conscientes de que atraemos para nosotros todo aquello en lo que pensamos: el amor atrae al amor; el odio atrae al odio; y así sucede con todos los demás pensamientos: generosidad, culpabilidad, etc., puesto que los pensamientos de igual naturaleza se atraen, especialmente el del miedo que es el mas temido por todos puesto que nos mengua la energía, debilita nuestro carácter y nos elimina la iniciativa.

Cada uno de nuestros pensamientos negativos nos van destruyendo poco a poco; perdemos energía cuando nuestros pensamientos son de miedo; el odio nos hace inhumanos; etc., y así vamos menguando nuestras fuerzas y de alguna forma nos estamos autodestruyendo, psíquicamente e incluso físicamente, puesto que al alterar nuestro sistema nervioso nos creamos enfermedad y dolor.

De la misma forma que los pensamientos negativos pueden destruirnos, los pensamientos positivos nos ayudan a hacernos fuertes y a engrandecernos y consecuentemente gozar de una buena salud, armonía, paz, bienestar y felicidad.

En nuestras vidas el éxito y el magnetismo solo lograremos alcanzarlo mediante el esfuerzo, la voluntad y una postura positiva ante todas las cosas de la vida, aprendiendo tan solo a sacar lo positivo de nuestras experiencias del pasado, del presente y viendo el futuro de forma optimista.

En definitiva la voluntad debe estar muy por encima de la negación y permitir que la fe gane al escepticismo.
Los grandes resortes de nuestro futuro y de nuestro éxito está únicamente y exclusivamente en nuestro esfuerzo, nuestra confianza, nuestra fe, nuestro trabajo interior, nuestra voluntad, nuestra energía.
No podemos esperar conseguir el éxito en nuestras vidas permaneciendo inmóviles, pasivos, esperando que se nos regalen las cosas o que los demás nos solucionen nuestros problemas. Debemos mantenernos fuertes y luchar por alcanzar las metas u objetivos que nos tracemos haciendo uso de nuestra voluntad y nuestro valor estando siempre dispuestos a vencer.

A través de la meditación deberemos descubrir de donde nace nuestro mal, ese mal que nos hace pensar de forma negativa, puesto que es la única forma de sanar nuestro pensamiento y consecuentemente nuestra acción.

Para desprendernos de nuestros pensamientos negativos podemos recurrir a nuestra fuerza de voluntad luchando contra ellos; tratando de darnos cuenta en cada momento de que si estamos pensando de forma negativa debemos inmediatamente desterrar de nuestra mente ese pensamiento y cambiarlo por uno positivo. Por ejemplo: “me han despedido del trabajo pero estoy convencido de que voy a encontrar uno mejor”; “tengo miedo pero soy capaz por mi mismo de hacerlo desaparecer de mi mente”; etc.

También la autosugestión sería un buen método para cambiar nuestros pensamientos negativos por positivos repitiendo afirmaciones que compensen esa negatividad.

Mediante la autosugestión estamos utilizando un gran poder para introducir ideas positivas para que estas nos ayuden desde nuestro inconsciente y así de esta forma estamos ayudando a combatir preferentemente los estados de ansiedad, depresión, estrés, baja autoestima, etc.

Se trata pues que cada día del año memoricemos y repitamos mentalmente, cuantas más veces mejor, una afirmación y de esta forma acabaremos por introducir deliberadamente la idea o mensaje repetido en el inconsciente y así convertiremos en positivos todos nuestros condicionamientos negativos.

Por ejemplo: si reaccionamos de forma cobarde ante las situaciones de la vida e introducimos el mensaje en el inconsciente a base de repetirnos a nosotros mismos:
¡Yo soy el valor y la fuerza!
acabaremos por reaccionar de forma valiente, es decir positivamente, ante cualquier situación que antes nos parecía de peligro y que posiblemente, en la actualidad, después de reforzar nuestro inconsciente, ni siquiera nos parezca ya una situación peligrosa.

Otra importante forma de poner en positivo nuestros pensamientos sería el de las reflexiones, es decir, sometiendo a consideración detenidamente y sacando nuestras propias conclusiones sobre nuestros propios pensamientos y nuestras acciones con el fin de obrar en consecuencia de la forma más beneficiosa en nuestro favor y en favor de todos los seres que nos rodean.

También sería ventajoso para eliminar nuestra negatividad ponernos en un estado de ánimo muy pasivo y, en esta postura, recurrir a todos nuestros recursos de imaginación. La función que creamos entonces no tarda en cambiarse en realidad y de esta forma conseguimos aquello que deseamos; por ejemplo repetirnos constantemente:
¡No tengo temor, me he librado del miedo!
¡No temo a nada ni a nadie porque soy suficientemente fuerte y puedo enfrentarme a cualquier situación!
Deberemos tener muy presente que la negatividad puede hacer de nuestras vidas un verdadera pesadilla.

Es recomendable para hacer todo este tipo de ejercicios, comenzar con una relajación y practicarlos especialmente por la noche, preferentemente antes de acostarse a dormir.
Si no aprendo a quererme a mi mismo (baja autoestima) me creo una dependencia de aceptación por parte de los demás y como resultado tomo decisiones equivocadas, puesto que estoy renunciando a mis propias necesidades y deseos, “enganchándome” para evadirme de mi problema a las drogas, al alcohol, al sexo, a relaciones sentimentales destructivas y a cualquier otro tipo de actuación negativa, atrayendo para mi la peor de las soledades que es la de no tenerme ni a mi mismo.
Me convierto en una persona introvertida y esto me impide entablar relaciones afectivas provocándome un total aislamiento.
Ese miedo que se va agrandando día a día a sentirme solo me provoca pensamientos erróneos, desajustes emocionales e inseguridad.
Me convierto en una persona desordenada tanto en mis pensamientos como en mis actos.
Mi introversión y mi soledad son un impedimento para vivir en pareja, pues de alguna forma hago que la otra persona se sienta también sola.
Me siento culpable por hacer cosas que no muestran lo mejor de mi mismo y dejo de hacer otras sabiendo que soy capaz de hacerlas.
Desde este momento me propongo pedir ayuda a los seres que realmente me quieren o acudir a la consulta de un profesional de la salud mental (un psicólogo) y tratar de conseguir modificar mis actos tratando siempre de dar lo mejor que tengo de mi mismo.

Voy a conseguir por todos los medios olvidar todas las acciones que realicé en el pasado y de las que no estoy satisfecho, dejando de culparme a mi mismo por ello y utilizado la misma energía en positivo para pensar en que no voy a incurrir en los mismos errores.
Voy a luchar con todas mis fuerzas para conseguir salir de esta situación velando por mis intereses, centrándome en las metas que me he propuesto alcanzar en un futuro; en mis valores; en mis proyectos; en cultivarme un mundo interior rico.

Ansiedad social

La ansiedad social es un trastorno por el que quién la sufre pasa excesiva vergüenza hasta el extremo de sonrojarse por el miedo que les causa el solo hecho de hablar delante de las personas; les impide comer o beber delante de otros comensales; hacer amistades; etc.; todo esto hace que relaciones con los demás sean difíciles e incluso que les cause trastornos en el lugar de trabajo, estudios o cualquier otra actividad que se intente llevar a cabo.
Los síntomas que puede provocar este estado, además de sonrojarse, incluyen una excesiva sudoración, ansiedad, dificultad para dirigirse a los demás, angustia, temblores, necesidad de aislarse, etc.
Este miedo incontrolado puede ser causado por una timidez excesiva que causa temor, falta de confianza en uno mismo, falta de autoestima, temor a perder algo, complejo de inferioridad, excesivo pudor, miedo al fracaso, etc.

Las personas que sufren este problema temen especialmente ser juzgadas u observadas por los demás; miedo a hacer el ridículo, o a sufrir humillaciones; en definitiva miedo a no conseguir la aprobación de los demás.
En los casos más extremos puede ser motivo de caer en el alcoholismo, las drogas o en la depresión.
En principio se debe acudir a un psiquiatra para que una vez diagnosticado se le indiquen las terapias que en cada caso sean necesarias para paliar el trastorno.

Debemos enfrentarnos con mucho valor al miedo pues es el único modo que tiene una persona para vencer sus temores: “agarrar al toro por los cuernos”.
En principio sería muy importante meditar concienzudamente sobre cual es el motivo que nos produce el sentimiento de vergüenza o temor y de cuales son sus consecuencias.
Para lograr este objetivo es conveniente que interioricemos y saquemos de nuestra fuente de sabiduría todos los antídotos que equilibren nuestros miedos, nuestros temores.

Esto lo podemos conseguir a través de la meditación diaria.
También de las afirmaciones, o bien de las reflexiones.
También hablar con nosotros mismos ante el espejo, mirándonos y dialogando con esa persona que tenemos reflejada en el cristal, haciendo afirmaciones positivas como:

¡Yo soy la fuerza!
¡Yo soy el valor!
¡Yo no tengo miedo!
¡Yo soy un ser como los demás!
¡Yo soy un ser sin complejos!
y todas las afirmaciones o frases que se nos ocurran para lograr sentirnos bien con nosotros mismos.

Otro modo de trabajar para lograr el éxito sería escribir en un papel ¿cómo me gustaría ser? y hacer una lista:

– Un ser valiente
– Un ser con iniciativa
– Un ser sin complejos
– Un ser decidido
– Un ser que no se ruboriza nunca, etc.
y cada noche antes de acostarnos leer el mismo papel e ir añadiendo todas las cuestiones que hagan aumentar nuestra autoestima.

Por fin, y esto es muy importante, cuando vayamos a entrar en una situación en la que corremos el peligro de tener vergüenza, ponernos nerviosos, etc., deberemos hacer una o varias respiraciones profundas pensando en que no vamos a sentir ningún miedo o vergüenza; esto último suele dar muy buenos resultados.

Dentro del equilibrio psicobiológico encontramos siempre un ritmo fundamental.
Una fase activa y una fase pasiva, a grandes rasgos.
La fase activa esta caracterizada por el movimiento y la fase pasiva por el reposo. Ambas fases son indisociables una de otra y vitalmente necesarias.
La forma actual de vida occidental prioriza la fase activa, el movimiento, la maximización de la actividad y producción en todas sus formas.
Los motivos de esta desviación hacia la sobreestimación de la acción desbordan los alcances de esta exposición, solo bastéenos citar que esto es posible debido a la capacidad del hombre al alterar sus ritmos de funcionamiento.
El equilibrio de estas dos fases (actividad, reposo) es esencial para mantener una salud física y psicológica, y fundamental para la actividad de autoconocimiento.
Es bien sabido las implicancias psicobiologicas del stress en el organismo, provocando un deterioro de los tejidos por hallarse los mismos sometidos a una actividad psíquica del individuo.
La relajación consciente permite equilibrar física y psíquicamente a la persona, llevando el ritmo psicobiologico a una armonía natural, permitiendo el descanso y regeneración de los músculos y tejidos, y la renovación del psiquismo.

La relajación mediante el silencio

La práctica del silencio en la relajación es sumamente importante.
Mantener la mente tranquila y el cuerpo relajado ya supone una relajación en el silencio.
No obstante podemos ejercitar la relajación en el silencio sin tener que pasar necesariamente por una relajación física profunda.
Durante el ejercicio de la relajación por el silencio debemos centrarnos con mayor interés en el aspecto mental.
La postura mas idónea que se recomienda para este tipo de ejercicio, sería la de sentado, con las cabeza, el tronco y la espalda lo más recta posible.
También para este tipo de relajación podemos adoptar la postura clásica del yogui,
dado que esta posición nos permitirá que el circuito de las energías que nos conecta con las de la tierra se centren en la parte inferior, evitando de esta forma sus influencias que, de alguna forma y aunque no nos percatemos, están actuando sobre nosotros.
En este ejercicio de relajación debemos estar concentrados en nuestro interior y para ello no debemos hacer absolutamente nada.
Se trata durante este ejercicio de no pensar en nada: proyectos, problemas, preocupaciones, sentimientos, etc.
Se trata de sentir la sensación de estar y nada más, de esta forma aprendemos a tener conciencia de nosotros mismos, de nuestro propio ser; sin cuerpo, sin necesidades, sin preocupaciones.
Como resultado del ejercicio conseguiremos una profunda relajación vivida única y exclusivamente a través de nuestra propia mente.
Si el ejercicio se practica con frecuencia (se recomienda de forma diaria, al menos 10 minutos) nos sentiremos capaces de vivir plenamente el aquí y ahora y superar entre otras cosas la falta de atención, el sueño, las distracciones, etc., y saber en un momento determinado como eliminar de nuestra mente pensamientos negativos o pensamientos que nos despistan o no nos dejan descansar o relajarnos.
Poco a poco a medida que avancemos en esta práctica de relajación nos iremos dando cuenta del potencial que adquirimos sobre la noción de nuestro propio ser.
Para prepararnos adecuadamente a realizar este ejercicio de relajación mediante el silencio, se recomienda que nos ejercitemos en la práctica del Hatha yoga.
También deberemos tener en cuenta que la respiración es sumamente importante a la hora de realizar el ejercicio de relajación.

La relajación consciente

Para practicar la relajación consciente deberemos hacer en principio una relajación tanto del cuerpo como de la mente y de los sentimientos o afectos.
Es muy importante que la mente no esté pensando para conseguir que los sentimientos no estén activos y consecuentemente al no hacer ningún esfuerzo el cuerpo también quede relajado.
En la relajación consciente debemos conseguir permanecer despiertos a pesar de haber alcanzado un alto nivel de relajación, con el fin de poder fortalecernos a nivel del yo consciente, aquí y ahora.
Debemos en ese estado adquirir conciencia de nosotros mismos a todos los niveles e incorporarlos a la conciencia que tenemos de nosotros mismos, tanto en lo mental, como en lo sentimental o afectivo y en lo físico.
Veremos con la práctica habitual de la relajación consciente como progresivamente esa conciencia profunda que nace de nosotros mismos se vuelca en nuestro yo consciente y de esta forma irán aflorando de nuestro interior, de nosotros mismos, nuevas ideas positivas.
Para prepararnos antes de comenzar esta forma de relajación, debemos, en principio, practicar durante un tiempo, si es posible a diario, tanto los ejercicios de Hatha Yoga, como los de respiración y de relajación, porque su práctica nos conducirá a tomar conciencia de todo lo que estamos ejercitando, al propio tiempo que la mente aprenderá a centrarse en única cosa que sería en cualquiera de los casos el propio ejercicio que estemos realizando, tratando durante ese tiempo de eliminar todo tipo de pensamiento ajeno a él.

En todos los tiempos y los lugares el ser humano ha deseado encontrar el camino hacia un mayor estado de satisfacción interior, y ha buscado en lo mas profundo de su corazón, aun sin saberlo, la libertad, el amor y la verdad.
Algunas personas se comprometen mas el propósito y otras menos, es solo una cuestión de intensidad. La meditación es la parte mas noble del Yoga, no es una técnica sino un estado mental de paz interior independiente de una postura física y de un lugar.
Lo que pretendemos con este servicio es dar a conocer maneras de acceder al campo mental individual, aprender a caminar por la propia mente y a operar en ella como si de un músculo se tratase, conocer como funcionan las leyes mentales y ser capaces de dirigirla con el fin de acercarnos a una mayor satisfacción interna en nuestro día a día cotidiano.
Ese estado interior esta por encima de la palabra, y de las técnicas, no es necesario saber de meditación para meditar, hay personas que sencillamente acceden a ese estado, aun sin etiquetarse como meditadores, sencillamente por que lo desean. La meditación es alcanzable para quien tiene una mente lo suficientemente tranquila y limpia.

Que puede ofrecerme la practica de meditación:

puede ayudarte a mejorar tu salud física y la salud de tu sistema nervioso,
puede dar calidad a tu forma de vida,
fortalecer tu voluntad,
darte descanso y también vigor mental,
mayor claridad mental y capacidad para tomar decisiones,
ayudarte a conocerte psicológicamente,
guiarte para cambiar lo que necesites cambiar,
puede ayudarte a encontrar un mayor sentido a tu vida.

Aprender a meditar

Los ejercicios de meditación deberemos realizarlos a ser posible siempre en la misma habitación de la casa.
También la orientación debe ser siempre la misma; mirando hacia el Norte o hacia el Este.
La estancia debe permanecer, durante el tiempo de meditación, con la puerta de entrada cerrada y en penumbra.
Sentados cómodamente en una silla con las piernas ligeramente separadas, el cuerpo erguido, dejando que las manos descansen sobre las rodillas.
También podemos realizar el ejercicio de meditación sentados en posición de loto.

Durante el ejercicio podemos quemar incienso que preferentemente debería ser de sándalo.
También podemos encender una vela blanca que se situará delante de nosotros.
Si es posible, poner delante de nosotros una bola o una punta de cuarzo blanco (cristal de roca).
El ejercicio de meditación lo comenzaremos con uno de relajación previo:

Durante todo el ejercicio de meditación deberemos mantener una respiración lenta y profunda, permanecer relajados y alejados de todo acontecimiento externo y en total soledad.
Es conveniente que los primeros días de meditación no se excedan los 5 minutos y que al cabo de unos días se vaya aumentando el tiempo poco a poco hasta llegar a los 15 o 20 minutos.
Con la meditación diaria llegaremos, entre innumerables otras cosas, a poder controlar nuestros propios pensamientos, adquirir una gran fuerza de voluntad, poder intelectual, serenidad, equilibrio físico, mental y espiritual.
La práctica diaria de la meditación nos dará tranquilidad, fuerza de ánimo, paz, reforzará nuestro sistema nervioso y consecuentemente hará que mejore nuestra salud.
Una de las formas de meditación que podemos realizar sería la de permanecer centrados sobre algo que nos propongamos, como por ejemplo sobre un bello paisaje, permitiendo que en nuestra mente afluyan todos los datos o asociaciones acerca de ese paisaje.
Durante la meditación en este ejemplo, trataríamos de contemplar con nuestra mente todos los detalles de la visualización: los árboles, los campos, los diferentes tonos de verde, las aves que sobrevuelan el paisaje, el río que atraviesa el valle, las montañas, el color dorado del trigo, el cielo azul, etc.
También podríamos después de la vista de cada uno de los componentes del paisaje, acercarnos a uno de ellos, como por ejemplo una montaña y ver el color de la tierra, los matorrales, las hojas de los matorrales, las flores que hay en sus ramas, sus más mínimos detalles e incluso tratar de olerlas, etc.
Al realizar este tipo de meditación veremos la cantidad de ideas que tenemos dispersas en nuestra mente a raíz de haberlas visto en diferentes momentos de nuestra vida y que en ese momento las reunimos en una sola experiencia.
Este ejercicio que habremos realizado durante un tiempo nos ayudará a que nuestra mente funcione con profundización.

 

Fuente

 

barra

Imagen1

fmms

barra

guille-1

“El santo ya ha vencido a la mente y permanece en la Paz. Su proximidad ayuda a suscitar esa condición en otros. De lo contrario, no tiene sentido buscar la compañía de un santo. Deho aham (yo soy el cuerpo) es limitación, y es la raíz de todas las acciones y deseos mezquinos y egoístas. Brahma aham (yo soy el Brahman) es ir más allá de la limitación, y significa simpatía, caridad, amor, etc., que son divinos y virtuosos.”

Sri Nisargadatta Maharaj

 

sol-om-1

metta

posturas

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s