Lección nº 175 – Meditando con los chakras

chakra

 

AFIRMACIÓN DE LA SEMANA

Regularmente concentro toda mi atención en mis metas y así las aclaro, acompaño y las realizo día a día, paso a paso.

“¿Hasta qué punto del pasado puede llegar mi memoria? Yo era un niño pequeño, y me recuerdo subido en los hombros de alguien, una persona mayor; me llevaba por alguna colina, y podía ver la salida del sol ¾esa es mi primera impresión.

¿Ha concedido usted alguna vez un pensamiento a esto? ¿A qué edad tuvo el conocimiento de su propio cuerpo? Suponga que usted comenzó a conocerse a usted mismo a la edad de cuatro años ¾todas las acciones que tuvieron lugar antes de la edad de cuatro años acontecieron sin su conocimiento y no hay ningún registro en su memoria de eso. Usted ha oído de otros las cosas que acontecieron, pero directamente usted no sabe. Hay una cicatriz, y se me ha sido dicho que yo fui mordido por alguien, pero no hay ninguna memoria de eso. Así pues, muchas cosas acontecieron antes de que el niño se conociera a sí mismo.

En los primeros años el concepto primario «yo soy» ya estaba aquí, pero en una condición durmiente. Más tarde, comenzó a conocerse a sí mismo.

El estado del jnani es como el estado del niño, cuando el niño no se estaba conociendo a sí mismo. El aparato por cuyo medio esa cognitividad se expresa a sí misma, es ahora completamente diferente, pero el principio es el mismo.

Los jnanis tendrán diferentes maneras de expresión. Ramana Maharshi solía vestir solo un pedazo de tela, sólo lavada, sin planchar ¾pero aquí, yo querría ver que no hay arrugas, muy limpio.

Hubo otro gran Sabio que no era consciente de su cuerpo; solía andar por ahí desnudo. El Señor Krishna estaba también al día, como yo, y muy bien vestido. Las gentes se pierden en las expresiones externas de un jnani, e intentan imitar eso en lugar de ir al principio que preside.

Ahora yo conozco completamente ese primerísimo momento, conozco lo que es el nacimiento, conozco todo; sin embargo, ¿quise yo entrar voluntariamente en ese nacimiento? ¿Qué decisión o actuación tuve yo, para entrar o no entrar, o decidir nada? Cuando digo que tuve el conocimiento de mi nacimiento, ¿sé yo en realidad directamente lo que aconteció en ese momento? Todo esto es conocimiento conceptual; todo conocimiento desde entonces también es conceptual.”

SRI NISARGADATTA MAHARAJ

Imagen4

 

EL MAL HÁBITO DE LA ADICCIÓN PUEDE SER VENCIDO MEDIANTE VOLUNTAD CONSTANimagen3el cuerpo es un dinamo y contiene centrales de distribución de la energía

neuroyoga-1asana17

barraTu cerebro produce 80 mil pensamientos por día. Esta Fuerza es la esencia de tu Ser y destino, controlarla depende de poder silenciar la mente y reprogramar las impresiones subconscientes.

barra

META

https://neuroyoga.files.wordpress.com/2016/07/anahata.gif?w=1000

CÓMO MEDITAR CON CHAKRAS

En la filosofía del yoga hindú, los chakras representan los centros invisibles de energía del cuerpo humano. Si estas zonas se bloquean, pueden asociarse con problemas físicos y emocionales. Para desbloquearlas, puedes usar el siguiente método. Este método es una adaptación occidental adaptado del sistema de chakras.

Pasos

1

Conoce tus chakras. Los chakras se comparan con discos que se extienden horizontalmente en tu cuerpo y que giran. Están asociados con diferentes glándulas y sus hormonas. Por lo tanto, existen más de siete chakras según el número de glándulas que existen en todo el cuerpo humano. Cada chakra tiene varios atributos que no pueden enumerarse en este artículo. A continuación, puedes ver un breve resumen:

Chakra de la coronilla (glándula pituitaria). Se ubica en la parte superior de la cabeza y es de color púrpura. Se asocia con la espiritualidad y el conocimiento.

Chakra del tercer ojo (glándula pineal). Se ubica en la frente y es de color azul índigo. Se asocia con la percepción, intuición y autodisciplina.

Chakra de la garganta (glándula tiroides). Se ubica en la garganta y es de color azul. Se asocia con la comunicación y la inspiración.

Chakra del corazón (glándula timo). Se ubica a la altura del corazón y es de color verde. Se asocia con el amor, la compasión y la sanación.

Chakra del plexo solar (glándulas suprarrenales e islotes pancreáticos). Se ubica a la altura del ombligo y es de color amarillo. Se asocia con la personalidad, el poder y la sabiduría.

Chakra del hueso sacro (ovarios y testículos). Se ubica a la altura de los genitales y es de color anaranjado. Se asocia con la sexualidad y creatividad.

Chakra de la raíz (gónadas y médula suprarrenal). Se ubica a la altura del ano y es de color rojo. Se asocia con la supervivencia, el instinto y la estabilidad.

2

Elige el ambiente adecuado. Ponte cómodo en una habitación o al aire libre, en un lugar donde estés solo y sea silencioso (aparte de los sonidos naturales). Apaga tu teléfono y la campanilla de la puerta para que no te interrumpan. Asegúrate de que tu ropa no esté demasiado ajustada ni que te cause comezón. Cierra los ojos para poder concentrarte en tu cuerpo.

3

Relájate. Algunos expertos recomiendan estar de pie mientras meditas, pero también puedes acostarte sobre una manta o sentarte sobre un cojín. Respira hondo y lento, y relaja tus músculos.

4

Desbloquea tus chakras desde la parte inferior hasta la parte superior. Es necesario hacerlo para determinar cuál de todos los chakras está bloqueado o no está bien. Algunas veces es sencillo saberlo de antemano, pero algunos problemas se relacionan con chakras diferentes. Comienza siempre con el chakra de la raíz y termina con el chakra de la coronilla. Es decir, comienza desde la zona más “primitiva” (supervivencia) hacia la zona más desarrollada (conocimiento).

5

Revitaliza cada chakra. Imagina cada chakra como un disco o una flor de loto. Inhala y visualiza una luz que fluye en cada chakra. Esta luz la hace brillar con energía. Exhala e imagina que todo el estrés sale de cada chakra. De ser necesario, repite este paso. Luego, continúa con el siguiente chakra.

6

Alinea tus chakras. En palabras sencillas, alinear los chakras significa hacerlos rotar en el sentido de las manecillas del reloj. Cuando un chakra deja de rotar o rota en sentido contrario pueden relacionarse con enfermedades físicas o con decir mentiras. Una forma de revitalizar tu chakra es meditar y visualizarlo como si girase en el sentido de las manecillas del reloj. De ese modo, se corrige el flujo en todo tu cuerpo.

7

Regresa a tus actividades diarias lentamente. Después de revitalizar el chakra de la coronilla, sigue respirando hondo. Abre los ojos lentamente y regresa a tus actividades diarias.

Consejos

Alternativamente, puedes visualizar el color de cada chakra y ver si es brillante. De no ser el caso, visualiza, inhala y exhala desde arriba hacia abajo.

Existen videos en YouTube y aplicaciones que te ayudan a meditar con indicaciones, imágenes tranquilizantes y música instrumental.

Puedes mejorar tu estado de ánimo con incienso, varitas de incienso o aceites esenciales. Por lo general, algunos de los inciensos recomendados son el sándalo, el incienso de la planta Boswellia y la salvia blanca. Estas sustancias se asocian con un chakra en especial, lo ayudan a desbloquearse o alinearse.

_____________________________________________

CÓMO MEDITAR EN UN LABERINTO

Durante miles de años los humanos han creado caminos en espiral que se doblan hacia atrás sobre ellos mismos dentro de laberintos, por diferentes razones que van desde la decoración hasta el arte y el mito. Así mismo, el laberinto ha sido utilizado por mucho tiempo como una herramienta creativa o espiritual. Si tienes un problema, puedes utilizar el laberinto para ayudarte a resolverlo. Si tienes la necesidad de descubrir el significado espiritual o de encontrar inspiración, puedes utilizar un laberinto a tu favor. Un laberinto como herramienta de meditación consistente en un camino en línea recta transitable, puede ser una fuente de consolación y puede tranquilizar una mente distraída o exagerada. Cuando te encuentres preocupado por emociones perturbadoras o eventos desafortunados en tu vida, caminar por un laberinto puede ayudarte a resolver tu incomodidad interior y apaciguar tu mente lo suficiente para que puedas obtener claridad sobre lo que está ocurriendo. Como una herramienta espiritual, el efecto tranquilizante y apaciguador y el simbolismo metafórico del laberinto como camino y viaje o como camino espiritual, puede ayudarte a meditar sobre los misterios más grandes de la vida.

Método 1 de 2: Encuentra o crea tu laberinto

1

Encuentra un laberinto. Si vives cerca o puedes visitar un laberinto adecuado, ese es un lugar ideal para meditar o para realizar tu caminata espiritual. Los laberintos usualmente se encuentran en lugares como los jardines de las iglesias, parques, centros de spa, instituciones educacionales e incluso instalaciones médicas (como en los jardines). Siempre busca uno en un lugar silencioso y calmado donde puedas caminar el laberinto sin que te molesten y puedas estar en paz. La Sociedad de laberintos y Veriditas han colaborado para realizar un sitio web llamado The World-Wide Labyrinth Locator (el localizador mundial de laberintos) en la siguiente dirección: http://labyrinthlocator.com/. Entra al sitio web y escribe el nombre de la ciudad, estado o país en donde buscas. También puedes escoger un radio, como por ejemplo “dentro de un rango de 25 millas”. Aparecerá un listado con direcciones de laberintos públicos en iglesias, hospitales, parques, etc. Puede que aparezcan laberintos privados en la lista en donde los dueños permiten que la gente los camine con previa llamada.

2

Realiza un laberinto. Si no puedes encontrar un laberinto, es posible crearlo uno mismo. Por supuesto, el realizarlo uno mismo puede servir como parte del proceso creativo y te ayudará a relajarte de verdad a medida que el laberinto aparece ante ti. Para hacer uno, busca un área adecuada con arena, tierra u otro material en el que puedas dibujar líneas. Como alternativa puedes unir bastante papel blanco con cinta adhesiva para pintar un laberinto en el suelo tú mismo. Si vas hacer tu laberinto en tierra o arena, he aquí algunas sugerencias para crearlo:

Dibuja una cruz de aproximadamente 1.8 metros o 6 pies. Coloca un punto en cada cuadrante.

Dibuja cuatro líneas curvas que vayan en dirección de las agujas del reloj:

Une la parte superior de la cruz con el punto superior derecho.

Une el punto superior izquierdo con el brazo derecho de la cruz.

Junta el brazo izquierdo de la cruz con el punto inferior derecho.

Haz un círculo desde el punto inferior izquierdo (alrededor) hasta el brazo inferior de la cruz.

Para más detalles busca un artículo sobre cómo dibujar un laberinto.

3

Comienza con los sentimientos de paz y reflexión mientras creas el laberinto. Toma nota de todo lo que estás experimentando, incluyendo la brisa o el sol sobre tu piel, la textura de la arena o tierra que se encuentra debajo de tus pies y de la varita que utilices para dibujar, y pon atención a los sonidos que tengas cerca, tales como el cantar de las aves, el sonido del agua u olas, el murmullo lejano de gente experimentando la vida y el crujir de los árboles. El crear el laberinto debe formar en sí un acto de meditación sentimental o de reflexión espiritual.

Método 2 de 2: Meditación dentro de un laberinto

1

Párate en frente de la entrada al laberinto. Declara tus intenciones tan claramente come sea posible. Por ejemplo: Quiero la solución a mi problema con/de… Puede ser cualquier cosa que te tenga inquieto.

2

Concéntrate respirando profundamente un par de veces. Esto es importante porque al hacerlo le enseñas a tu subconsciente y a otras partes a poner atención a tu deseo sincero de resolver el problema.

3

Reconoce tu viaje meditativo o espiritual por venir dentro del laberinto. Puedes recitar una oración corta o mancharte con tierra o arena, dependiendo a qué creencias te aferres. Otras buenas maneras de comenzar es cerrar tus ojos y reflexionar o hacer una pequeña reverencia.

Decide si caminarás descalzo o con los zapatos puestos. Descalzo puedes sentir la textura de la tierra debajo de tus pies y entrar en conexión con sus fuerzas.

Comienza tu caminata. La primera pisada marca el paso de tu caminata. Puede ser rápida o lenta. Escoge la intención de la misma: ¿Estás siendo espiritual, meditativo, contemplativo, creativo o algo más? Si estás solucionando un problema, tu caminata se transformará en meditación cuando liberes tus problemas y simplemente camines. Tus otras partes ahora tendrán la oportunidad de procesar tu solicitud de solución.

Si estás muy molesto, caminar rápido permite que las emociones se disipen más rápidamente. La mayoría de personas intentan calmar su mente caminando lento, confiando en la reflexión de la mente y cuerpo.

4

Continúa caminando. Mantén tu mente en silencio y calmada de los pensamientos hostigadores cuando se presenten. Concéntrate en la colocación de un pie enfrente del otro y en una respiración rítmica, gentil y regular.

Si estás solucionando un problema, camina como si no tuvieras problema alguno, déjalo ir todo. Entrégate a la actividad de caminata atenta. Deja que tu problema se caiga de tus hombros. Muchas partes de tu ser están ahora procesando tu deseo de solución. Todo lo que tienes que hacer es dejarlo incubar y no interferir, déjalo ser y líbrate de cualquier expectativa. Continúa caminando como si no tuvieras problema alguno, déjalo ir todo.

Si vas en un viaje espiritual o si buscas inspiración creativa, nuevamente, déjalo ir todo y entrégate a la experiencia de caminar por el laberinto.

5

Haz una pausa cuando llegues al centro. Puedes parar allí por un momento, siéntate o acuéstate si te sientes con ganas de hacerlo y medita o reflexiona. Lo principal es dejar que te entregues completamente a tu proceso interior. Se siente muy bien el tener todo el tiempo que necesites.

Si no tienes problemas, preguntas o una búsqueda de inspiración, simplemente siéntate en silencio y deja que las cosas pasen.

6

Sal del laberinto. Cuando estés listo, simplemente sal del laberinto. Acepta la apreciación y obsequios que hayas recibido. Adoptar un sentido de agradecimiento siempre facilita las decisiones. Ofrece tu agradecimiento por lo que has aprendido.

Consejos

Puede que desees utilizar el ejercicio de meditación en laberinto de forma regular para ayudarte a concentrarte y calmarte. Puede ser una experiencia muy espiritual e inspiradora, una que se remonta a muchos siglos atrás con muchos miles de humanos a través del tiempo que han encontrado que el laberinto es una fuente de poder y de curación.

Escoger cuándo utilizar un laberinto es algo tuyo, pero algunas buenas horas para hacerlo es temprano por la mañana, por la noche o en tardes no muy calurosas. No es muy divertido intentar meditar en un laberinto con el quemante sol sobre la cabeza, por lo que debes elegir inteligentemente para satisfacer tu comodidad y ánimo.

Los laberintos no son enigmas (dédalos). Esta es una equivocación frecuente, pero un dédalo es un camino con varias entradas, callejones sin salida y no necesariamente tiene centro. Un laberinto, por el otro lado, tiene únicamente una entrada y una salida, y el propósito es llegar al centro y conocer el camino en todo momento. Aquel que camine en un laberinto no debe de perderse nunca, ya que es una distracción innecesaria; podría ser un laberinto muy grande en algunas ocasiones, pero debe tener, de igual manera, un camino claro.

Cosas que necesitaras

Un laberinto o un área con arena o tierra adecuada.

Un palo o utensilio para dibujar el laberinto (si se necesita).

______________________________________

CÓMO PRACTICAR LA MEDITACIÓN EN LA RESPIRACIÓN (ANAPANASATI)

La anapanasati, la “meditación en la respiración” o la meditación de la respiración, es una de las pocas meditaciones que se puede utilizar para una amplia gama de propósitos. Se trata de una práctica budista que se puede usar para desarrollar la consciencia, la concentración, el conocimiento del cuerpo y la percepción; realmente es una práctica versátil que estudiar. La clave para obtener los mayores beneficios de esta meditación es la constancia en el enfoque y el esfuerzo, porque a la mente le resulta difícil permanecer concentrada en la respiración por mucho tiempo.

Parte 1 de 4: Dar los primeros pasos

1

Decide meditar. Cualquiera puede utilizar la práctica budista del anapanasati para beneficiarse de este tipo de meditación. La meditación de la respiración es una manera de ponerte en contacto con tu cuerpo y con tu sitio en la naturaleza. También es una manera de mantenerte enfocado en el presente. Al enfocarte en cada respiración permaneces en el momento, sin permitir que tu mente divague hacia el pasado o el futuro. Finalmente, el anapanasati te puede ayudar a alejarte de las expresiones del egoísmo y darte paz.

2

Selecciona un lugar en el que meditar. Busca un lugar que sea lo más tranquilo posible. La práctica de la meditación de la respiración se centra en el sutil movimiento de la misma, por lo que se interrumpe fácilmente con los ruidos. Los sutras de instrucción budistas (o suttas en pali) recomiendan usar edificios abandonados, bosques profundos o el pie de un árbol para un periodo extenso de práctica. Si no tienes acceso a lugares de ese tipo, una habitación tranquila y silenciosa es una buena opción. Trata de usar el mismo lugar todos los días hasta que hayas avanzado lo suficiente como para entrar en un estado meditativo con facilidad.

3

Usa la postura correcta. Buda dio instrucciones sobre la mejor manera de sentarte y volverte consciente mientras respiras. Ten presente que al principio podrías sentir que la posición es incómoda, pero gradualmente te acostumbrarás.

Siéntate en posición de loto, con el pie derecho puesto encima del muslo izquierdo y el pie izquierdo sobre el muslo derecho. Si tu cuerpo no tolera esta posición, utiliza una postura cómoda con las piernas cruzadas.

Siéntate derecho, con la columna recta y la cabeza bien apoyada.

Acomoda las manos sobre la falda, con las palmas hacia arriba, con la mano izquierda acunando a la derecha.

Tu cabeza debe estar levemente inclinada hacia abajo y tus ojos suavemente cerrados.

4

Relájate. Una vez que hayas escogido tu postura, cierra los ojos y pasa unos momentos relajando cualquier tensión que esté presente, mientras respiras por la nariz. Dedícale un tiempo a observar y dejar ir la tensión para ayudarte a tomar consciencia. Esto te servirá para comenzar a enfocarte y aumentar la concentración. Cuando tu mente se haya calmado y asentado, comienza a concentrarte en un punto alrededor de la cabeza en el que la respiración sea más visible. Podría ser el labio, la punta de la nariz o la parte interna de las fosas nasales.

Parte 2 de 4: Seguir los ocho pasos

1

Cuenta. El primero de los ocho pasos que te llevarán a una meditación de la respiración completamente consciente es contar, o ganana, que es especialmente útil para los principiantes. Escoge un punto relacionado con tu respiración en el cual concentrarte, como tus labios, tu nariz o tus pulmones. Mantén un enfoque constante en el punto que hayas escogido. Cuenta las respiraciones con cada movimiento de inhalación y exhalación de la siguiente manera: 1 (inhalar), 1 (exhalar), luego 2 (inhalar), 2 (exhalar), hasta llegar a 10. Luego reinicia la cuenta.

2

Sigue. Este segundo paso, seguimiento o anubandhana, significa que tendrás que seguir tu respiración con tu mente. Si respiras largamente, nota mentalmente que fue una respiración larga. Si es una respiración corta, haz lo mismo. Piensa en todas las características de la respiración, incluyendo la duración (larga, media, corta, etc.), la rapidez (rápida o lenta), la presión (alta o baja), la profundidad (profunda o superficial) y si fue natural o forzada.

3

Practica los pasos del contacto (physana) y la fijación. Estos dos pasos, hechos juntos, llevan tu meditación a un nuevo nivel. Después de haberte concentrado tan profundamente en los pasos uno y dos, ha llegado el momento de permitirle a tu mente que se vuelva hacia adentro, que tu respiración se vuelva más relajada y que tu cuerpo sienta cómo desaparecen todos los dolores y molestias. Deja de contar y de concentrarte en tu respiración. Deja que tu mente se comience a concentrar en un objeto o imagen mental en particular.

Dirige tu atención al punto en el que tu respiración hace contacto con la piel en el interior de tus fosas nasales. Este es el contacto (phusana). Podrías descubrir una imagen mental de un signo, como una luz brillante, una neblina o una cadena de plata.

Una vez que hayas visto el signo, fija tu atención en él. Esto es fijar (thapana).[9] Al principio el signo podría parecer vago o inestable, pero a medida que te sigas enfocando en él, debe aclararse.

4

Observa (sallakkhana). Esta es la parte de la “percepción” de la meditación. Esencialmente, estás buscando en lo profundo de tu interior y sanando todas las molestias o el dolor que puedas tener. Observa tu conocimiento, logros y vida hasta ahora y reconoce que no son permanentes.

Luego, debes “dejar ir” (vivattana) los apegos mundanos. Esto significa separarte de tu conocimiento, apegos, etc., y aceptar que esos elementos no son tu “ser”.

Finalmente, dedícate a una forma de purificación (parisuddhi) del ser (el octavo y último paso). Dejar ir y purificarte significa vaciar tu mente de las preocupaciones diarias, todos los pensamientos sobre el pasado o el futuro y mantener tu mente totalmente en el momento presente.

Ten presente que estas etapas no se logran ni rápida ni fácilmente, llegar al nivel de la purificación requiere de una práctica profunda y constante.

Parte 3 de 4: Trabajar en la meditación de la respiración

1

Sigue practicando tu respiración. Cuando estés enfocado, sigue concentrándote en el objeto o imagen mental a fin de desarrollar concentración. A medida que avances en la meditación, podrás hacer ejercicios diferentes que te ayudarán a enfocarte en tu respiración y en sus diferentes aspectos. Algunos ejercicios de pensamiento que podrían ayudarte a llevar tu respiración a un nivel más alto son los siguientes:

El flujo de la totalidad de la respiración como si fuera observada desde un punto fijo. Una buena analogía que podrías considerar es un serrucho: al serruchar un tronco, mantienes el 100 por ciento de tu atención en el punto en el cual el serrucho hace contacto con la madera cuando va hacia adelante y hacia atrás, pero no sigues su ir y venir, ya que de hacerlo no podrías saber hasta dónde tienes que cortar la madera.

El flujo de energía que crea y usa la respiración. Un meditador más experimentado puede usar la energía para fluir alrededor del cuerpo a fin de refrescarlo y de aliviar el dolor generando, en su momento, un sentimiento de placer.

El uso de la respiración para relajar tanto la mente como el cuerpo y aumentar la consciencia a medida que se torna más sutil.

Tus experiencias de cómo se forma la respiración en relación al estado mental. Si la mente está tensa, la respiración a menudo también estará tensa. El estado de la mente con frecuencia se refleja en la respiración. Al ajustar tu mente, como al considerar pensamientos de buena voluntad cuando estás enojado, o de apreciación cuando estás triste, puedes ajustar tu respiración para que sea más gentil y para estar más calmado, lo que ayudará a que el cuerpo y la mente se relajen.

Tus experiencias sobre cómo se forma tu estado mental en relación con tu respiración y tu nariz. Rara vez respiramos a través de las dos fosas nasales al mismo tiempo, ya que generalmente una está cerrada. Inhalar por la fosa nasal izquierda activa el lado derecho del cerebro y la fosa nasal derecha activa el lado izquierdo.

La intención mental que impulsa el proceso de inhalación y exhalación en términos de vacío o vacuidad (anatta). El proceso mental y los procesos corporales de respirar no se detienen cuando dejamos de prestarles atención.

La naturaleza transitoria y cambiante de la mente y del cuerpo. No solo que cada respiración es diferente a la otra, así que nunca tienes dos respiraciones iguales, sino que la práctica de la meditación siempre es diferente, por lo que nunca tendrás dos periodos de meditación que sean iguales.

La manera en la que cambia la respiración cuando nos centramos en un objeto diferente, como una distracción, un pensamiento o un sentimiento, o en sensaciones del cuerpo.

2

Desarrolla consistencia de enfoque. Cuando entras en un estado meditativo, querrás entrar en el mismo estado cada vez, ni más ni menos intenso. Trabaja en alcanzar el mismo nivel de enfoque siempre. Una analogía simple que podrías considerar es el sonido y la meta, que es crear un tono intermedio y parejo. Demasiado esfuerzo será como subir el volumen, muy poco será como bajarlo. Cuando se aplica demasiado esfuerzo la mente duele o la respiración se torna inestable y con muy poco esfuerzo la respiración y el enfoque bajan.

3

Sostén la consciencia aplicada constante en tu respiración. A medida que practiques, podrías descubrir que la respiración se torna más y más sutil, ya que un cuerpo calmado requiere de menos oxígeno. A su tiempo, podría haber un momento en el que la respiración parezca haber desaparecido. En la práctica, es mejor que te mantengas enfocado en el mismo punto, ya que la respiración regresará muy pronto, pero si te alejas del punto de enfoque podrías romper tu concentración.

Para desarrollar más la concentración, mantén el enfoque aplicado hasta que te resulte evidente de alguna manera y tengas un sentimiento de placer. Esto a menudo se llama arrebato. Si no tienes un sentimiento de este arrebato, es poco probable que la mente se sumerja más en el estado de concentración.

La forma en la que se presenta es diferente para cada persona. Podría haber un cambio en las sensaciones físicas, una imagen mental, un sentimiento simbólico de movimiento u otra cosa. Esto no es algo que la mayoría de los practicantes experimenten con frecuencia; en ocasiones no lo viven nunca. Está altamente condicionado al temperamento del practicante, a su experiencia y aptitudes en la meditación, a la ubicación y distracciones potenciales o a otras prioridades que puedan ocupar la mente. Si se presenta, es recomendable que concentres toda tu atención en ello sin analizar su color, características, etc. Se puede perder con facilidad si no le dedicas una atención equilibrada y pareja. La meditación en la respiración es difícil de desarrollar y hacerla bien requiere de práctica.

Parte 4 de 4: Tomar medidas para mejorar la meditación

1

Estírate. Hazlo a menudo y con regularidad en tu vida cotidiana. Considera la posibilidad de practicar yoga, que incorpora muchas de las mismas técnicas e ideas de respiración. Esto podría ser parte de una rutina de ejercicio o de un estilo de vida activo, pero la columna debe estar cómoda y recta, soltando y relajando el área del coxis y del estómago. También querrás poder sentarte en la posición de loto en lugar de solo cruzar las piernas para meditar.

2

Practica de manera regular. Hazlo de la misma manera todas las veces, hasta piensa en sentarte en el mismo lugar. Esto entrena a la mente y la familiariza con la práctica de mantener un enfoque firme y aplicado. Para comenzar, algunos expertos recomiendan pasar hasta una semana o más practicando varias horas al día sin otras tareas, por lo que un retiro de meditación es ideal. Podrían pasar varios días y, en algunos casos, varias semanas o meses antes de que la mente se relaje y se deje ir lo suficiente como para que una persona baje los bloqueos y su mente se vuelva brillante.

3

No medites cuando tengas hambre o tengas el estómago demasiado lleno. El cuerpo necesita energía para meditar, pero los alimentos consumidos recientemente promueven la somnolencia o la distracción. Tienes que estar alerta y enfocado, no pensando en la comida.

_________________________________________________

CÓMO PONER LA MENTE EN BLANCO PARA PODER MEDITAR

Puede ser muy difícil llegar a tener la mente en blanco, sobre todo cuando te estás preparando para meditar. Puede ser beneficioso para tu salud, y es bastante fácil de lograr. Con la ayuda de estos pasos vas a poder llegar a un estado de calma, tranquilidad y tener la mente en blanco para comenzar a meditar.

Pasos

1

Relaja tu cuerpo. Un cuerpo relajado conlleva a tener una mente relajada, y pensamientos tranquilos. Hay muchas formas de relajar tu cuerpo, como hacer yoga o la respiración profunda. Algunas ideas son:

Ve a caminar y respirar aire fresco. La naturaleza te ayudará a mantenerte mucho más tranquilo, y relajará tu cuerpo de la tensión corporal.

Toma una siesta corta. La siesta es una excelente forma de relajarte. Mantiene tu corazón en buen estado, reduce el estrés, y ayuda a relajar los músculos de tu cuerpo.

Toma un té verde. Los ingredientes de éste tipo de té bajan los niveles de colesterol, previenen enfermedades coronarias y relajan tu cuerpo.

Toma un vaso de leche tibia. Las sustancias de la leche tibia contienen ácidos que ayudan a relajar tu cuerpo y dormir mejor.

Anuncio

2

Busca un lugar tranquilo y pacífico para meditar. Puede ser un parque, tu cuarto o cualquier lugar en el que te sientas cómodo. Escoge un lugar sin distracciones como puede ser el ruido de las mascotas, teléfonos que suenan o niños pequeños.

Un lugar en el que medites con regularidad debe ser tu cuarto o el ático de la casa, debajo de un árbol o cerca de un rio; ese lugar debe conectarte y darte un sentimiento de tranquilidad.

3

Coloca una toalla, una manta o una alfombra en el piso y siéntate. Siéntate en la posición India, o en cualquier posición en la que te sientas cómodo. Comienza a inhalar y exhalar, despacio. Comenzarás a relajarte poco a poco.

Puedes sentirte más cómodo reclinándote, sentándote sobre tus piernas, en una silla o en el piso, parado o caminando. Intenta diferentes opciones hasta que encuentres la que te hace sentir bien.

4

Comienza a contar tu respiración. Enfócate en tu respiración, no en tus pensamientos contar del 10 al 1 te ayudará, cada respiración es un punto menos. Cada vez que respires cuenta un número menos. Te darás cuenta que antes de que llegues al 1 ya estarás relajado.

5

Practica este ejercicio a diario. Toma algunos minutos al día para realizar este ejercicio, y relajar tu mente en todo momento. Con un poco de práctica podrás bloquear el mundo externo de manera natural, y relajarte todo el tiempo.

Consejos

Asegúrate de tener un espacio agradable el frío puede distraerte. Demasiado calor es opresivo, así que ve hacia la parte de tu casa que tenga el mejor ambiente, y busca un lugar cálido.

Colócate ropa cómoda cuando realices este ejercicio. La ropa demasiado pegada va a distraerte.

Si tienes muchas cosas en mente, la mejor manera de deshacerte de ellas es escribiendo antes de meditar. Vuelve a leer la lista después de meditar, prioriza lo que sea necesario. Esto puede ayudarte a en listar las cosas que son importantes en lugar de tenerlas en mente durante la meditación, debes concentrarte en lo que haces.

Cosas que necesitarás

Ropa cómoda

Lugar tranquilo para meditar

Una toalla o manta para meditar

__________________________________________________

CÓMO PREPARARTE PARA UNA MEDITACIÓN DE YOGA

El yoga es un ejercicio, una forma de meditación y una práctica de vida que te ayuda a estar más cerca de tu yo interior. Luego de hacer yoga, muchas personas expanden su práctica con la meditación. La meditación de yoga implica el uso de posturas y mantras para aclarar la mente y meditar durante un periodo de tiempo. La preparación para la meditación de yoga incluye varios procedimientos que purifican la mente y se enfocan en el cuerpo, lo cual crea una sesión de meditación exitosa. Comienza a leer este artículo sobre cómo prepararse para una meditación de yoga.

Pasos

1

Busca una habitación silenciosa, ordenada y con una superficie plana. También puedes hacer meditación de yoga al aire libre, siempre y cuando no haya ruido ni te expongas directamente a la luz del sol.

2

Escoge una hora y un lugar para realizar la meditación de yoga regularmente. Es recomendable que realices la meditación de yoga regularmente y en el mismo horario, así que asegúrate de escoger una hora en la puedas hacerlo la mayor parte de los días de la semana.

A muchas personas les gusta hacer la meditación de yoga en la mañana porque el aire es fresco y su mente está más calmada al despertar. Otras personas prefieren meditar en la noche para deshacerse del estrés y relajarse antes de dormir.

3

Prepara tu cuerpo. Ve al baño, lávate las manos (y los pies, si lo deseas) y ponte ropa cómoda. Come y bebe si tienes hambre o sed. Luego, espera un poco para permitir que tu cuerpo digiera los alimentos.

4

Prepara el espacio para meditar. Desenrolla la colchoneta para hacer yoga y coloca algunas mantas al lado. Enfócate en crear un espacio calmado siguiendo una o todas estas pautas:

Cierra las puertas para bloquear el ruido.

Sube o baja la temperatura de la habitación para que te sientas cómodo. Si hace buen tiempo, abre una ventana para aumentar la ventilación.

Enciende una vela de aromaterapia que tenga una esencia relajante. Enfócate en ella mientras la enciendes e imagina que la vela quema todos tus pensamientos negativos.

5

Practica yoga durante 15 minutos. El propósito del hatha y otros tipos de yoga es preparar tu mente para la meditación. Practicar tus posturas de yoga favoritas te ayuda a liberar tensión y a enfocarte internamente en tu respiración.

Si practicas yoga fluido o Ashtanga yoga frecuentemente, haz 3 saludos al sol para prepararte para la meditación de yoga.

6

Si no estás familiarizado con los saludos al sol, haz los siguientes estiramientos de yoga durante 15 minutos.

Siéntate con las piernas cruzadas y las rodillas tan cerca del piso como sea posible. Si tus caderas no son flexibles, coloca 1 o 2 mantas debajo de tus glúteos.

Encoge los hombros 10 veces para relajarlos. Levanta los hombros mientras inhalas, sosténlos por un segundo y luego relájalos al momento de exhalar.

Gira el cuello 5 veces, de derecha a izquierda, y 5 veces, de izquierda a derecha.

Mueve tus piernas de forma que tus rodillas estén flexionadas hacia afuera y tus pies se toquen. Desliza tus pies hacia adentro con dirección hacia ti. Flexiona tus rodillas hacia arriba y hacia abajo durante 2 minutos para formar la postura de la mariposa.

Agáchate y coloca tus manos y rodillas sobre el piso. Mantén las manos paralelas a los hombros y las rodillas paralelas a las caderas. Arquea tu espalda ligeramente, como un gato, y sostén la postura mientras respiras. Deja caer tu cabeza y pelvis mientras lo haces. Adopta una posición opuesta, con la espalda flexionada y tu cabeza y pelvis hacia arriba. Mantente en esta posición y respira. Practica este estiramiento despacio y hazlo de 2 a 3 minutos.

Siéntate nuevamente sobre tus rodillas con la parte superior de tus pies plana y tocando el piso. Separa las rodillas y acuéstate de manera que tu cabeza repose sobre el piso. Coloca tus manos directamente sobre tu cabeza con las palmas hacia abajo o directamente al lado de tus pies con las palmas de las manos hacia arriba. Mantente en esta postura de bebé de 2 a 3 minutos.

7

Siéntate sobre la colchoneta en la posición de loto con tus rodillas hacia afuera y los pies cruzados hacia adentro. Si no eres flexible, siéntate con las piernas cruzadas sobre 1 o 2 mantas. Debes mantener tu espalda recta.

Si tienes un problema de rodilla, coloca almohadones o mantas debajo de tus rodillas para evitar que se lesionen.

Si tienes un problema de espalda y no puedes sentarte derecho, usa almohadas o mantas para que puedas sentarte en una posición semi elevada. Es recomendable que tu columna vertebral se mantenga recta.

No te acuestes al momento de meditar. Aunque es una posición relajante, tendrás ganas de dormir en lugar de concentrarte. Para realizar una meditación de yoga apropiada, debes mantener la columna recta y elevar el pecho.

8

Coloca las manos sobre las rodillas.

9

Canta el mantra “Om” de 5 a 10 veces. Sostén la palabra “om” tanto como puedas. Este mantra se enfoca en purificar y disolver la negatividad.

10

Regula tu respiración. Comienza a respirar profundamente desde el diafragma durante 2 minutos.

Una buena forma de practicar es respirar en 3 pasos de 8 segundos cada uno. Inhala lentamente, sostén la respiración y exhala lentamente. Repite el procedimiento durante 2 minutos.

Luego de familiarizarte con las técnicas de respiración, puedes practicar la respiración de la meditación de yoga para que tu cuerpo se sienta energizado. Por ejemplo, puedes hacer bhastrika o kapalabhati de 2 a 5 minutos antes de respirar profundamente.

11

Respira profundamente hasta que no sientas espasmos musculares o sacudidas.

12

Comienza tu meditación de yoga.

Consejos

Es recomendable que te familiarices con la práctica del yoga antes de realizar la meditación de yoga. Las técnicas de respiración de yoga son importantes para este tipo de meditación.

Siempre haz yoga con los pies descalzos.

Mantén tu lugar de meditación como privado y sagrado. También procura que esté limpio y ordenado. De esa manera, será un lugar al que regresarás para aliviar tensión y meditar.

Fuente: http://es.wikihow.com

barra

Imagen1

                      f m ms

barra

guille-1

“Hay abundantes sabios o santos por todas partes, pero todavía aspiran a ser, les gustaría que su eseidad continuara.

¿Cuánto debería yo continuar con este estado de vigilia y de sueño profundo, y otra vez con este estado de vigilia, y de sueño profundo? Mientras este ciclo continúe, la cognitividad también prevalecerá aquí. ¿Ha encontrado usted a alguien que estuviera cansado de este estado de vigilia y de sueño profundo? En el estado de vigilia usted lleva a cabo un montón de actividades, y cuando usted está cansado cae en el sueño. En este ciclo continuo, ¿cuál es la ventaja?”

SRI NISARGADATTA MAHARAJ

 

sol-om-1

maitreya-1

posturas

Guardar

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s